Una patrimonialista argentina, considerada líder social por la CNN

Sonia Berjman es licenciada en Historia de las Artes, doctorada en la UBA y en la Sorbonne de París, y becaria posdoctoral de la Universidad de Harvard. Trabaja hace cuarenta años en estudios urbanísticos, culturales, patrimoniales y de paisajes urbanos en Buenos Aires, además de dar clases y participar de congresos e investigaciones en todo el mundo. Su figura, reconocida en ámbitos académicos internacionales, cobró mayor relevancia a partir de 2012, por su tenaz oposición a lo que parecía ser el inicio de la destrucción de la Plaza Intendente Alvear, uno de los sitios más emblemáticos de la Ciudad, que cedería buena parte de su superficie a una estación de subte. Gracias a la oposición de Berjman, eso finalmente no ocurrió. Esta historia con final aún abierto -Berjman está siendo demandada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires-, fue relatada en primera persona a partir del domingo 7 al mediodía -y seguirá con sucesivas repeticiones- en el programa Nuestro Mundo de la cadena de televisión CNN en Español, conducido por Patricia Janiot. La emisión está dedicada a líderes sociales, personas que silenciosamente trabajan en acciones sociales y comunitarias.Patrimonio histórico. Con doctorados en la Argentina y Francia, Sonia Berjman estudia desde hace 40 años el paisaje urbano de la ciudad.“La Plaza Intendente Alvear es uno de los principales íconos culturales de la ciudad, no sólo por su valor paisajístico e histórico sino también por ser el espacio turístico más visitado de todo el país”, explica Berjman. Esta historia con principio de final feliz comenzó hace más de cinco años, cuando rápidamente se cavó un enorme pozo sobre la barranca de la plaza diseñada en 1897 por Carlos Thays, en la intersección de las avenidas Pueyrredón y Del Libertador, además de la tala de árboles centenarios que formaban parte esencial del entorno paisajístico. Semejante obra tenía como intención ubicar ahí una nueva estación de la flamante línea H del subte porteño.Croquis. El dibujo, realizado a mano alzada por Berjman, exhibe el lugar de implantación definitivo de la nueva estación del subte H.Pero Berjman y un grupo de vecinos y asociaciones civiles -entre ellas Basta de Demoler y el colectivo internacional Change.org-, presentaron un recurso de amparo para detener las obras. La Justicia le dio la razón: el Gobierno porteño recompuso la barranca y relocalizó la estación. “Las autoridades no solo tuvieron que frenar semejante barbaridad, sino que reubicaron el sitio de la estación exactamente donde yo les indicaba que debía estar”, explica Berjman. Mirá también Un vendaval en el Palacio de Invierno de los zaresDurante la preproducción del programa, según cuenta Berjman, hubo un equipo de la CNN documentando con mucho detalle la historia completa: estuvieron en el lugar de la fallida obra, así como también el sitio en donde finalmente se está implantando la nueva estación, además de otros espacios de valor paisajístico y patrimonial de la Ciudad.Orígenes. La Plaza Intendente Alvear fue diseñada y construida en 1897 por el paisajista Carlos Thays. De fondo, la Basílica Nuestra Señora del Pilar.“Ellos no logran comprender cómo se le puede hacer un juicio a una persona por oponerse a una obra que no tiene fundamento y con pleno conocimiento de causa. Durante la entrevista, Patricia Janiot hizo muchas repreguntas al respecto, porque no pueden entender. En ningún lugar del mundo lo comprenden, tal es el asombro en ámbitos académicos internacionales que hasta han considerado que mi denuncia es puro invento”. Mirá también “El Pritzker se va acomodando a lo políticamente correcto” Si bien desde la mirada urbanística y patrimonial la historia terminó bien, no es así desde lo jurídico. “La demanda que me inició el Gobierno de la Ciudad continúa. Pero lo increíble es que el Procurador del GCBA me propone desistir del juicio si yo me hago cargo de las costas. ¿Cómo voy a pagar yo por algo que yo misma denuncié?”. El juicio tiene un pedido de inconstitucionalidad en la Cámara de Apelaciones. Luego pasaremos al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad y, si es necesario, llegaremos a la Corte Suprema”, asegura.

Fuente