Brasil: la Corte Suprema abrió un proceso de investigación contra Michel Temer

La Corte Suprema abrió un proceso de investigación contra el presidente Michel Temer. La decisión, adoptada por el ministro Edson Fachin, que tiene a su cargo la causa del Lava Jato, pone un gran interrogante sobre la sustentabilidad del gobierno brasileño. Según afirman los medios locales, el propio jefe de Estado admitió, a sus colaboradores, que no veía cómo sostener la gobernabilidad hacia futuro. Mirá también Crisis en Brasil: una “pésima noticia” para Argentina, según los analistasEsta situación se puede complicar todavía más si, como se prevé, el Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB) abandona al jefe del Planalto. El PSDB es una parte activa del actual gobierno y estaría por anunciar esta tarde que retirará todos sus ministros. Estos dos últimos acontecimientos son los que crean la sensación de un desenlace “rápido” en el gigantesco torbellino político en el cuál está inmerso Brasil.La Bolsa de Sao Paulo sufrió una baja mayor al 10% y suspendió sus actividades. El real se depreció tras el escándalo de corrupción destapado anoche y que salpica directamente al presidente Michel Temer. EFESegún afirmaron en Planalto, el presidente estaría esperando que la Corte le envíe las grabaciones del diálogo que mantuvo con Joesley Batista, empresario dueño del frigorífico JBS. Entre tanto, una declaración de la Orden de Abogados de Brasil, una institución relevante en la vida judicial brasileña, le demandó a Temer que renuncie. Otro tanto hizo el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, quien indicó que o el gobierno da pruebas de que no está comprometido en este nuevo escándalo, o Temer tiene que renunciar ya. Mirá también Brasil: detenciones y allanamientos tras la “explosiva” grabación de Michel Temer, avalando una coimaAhora se discuten las alternativas para el alejamiento del jefe de Estado. La más simple sería su renuncia: en ese caso, asume el presidente de Diputados, Rodrigo Maia y debe convocar en 30 días a una elección indirecta, según establece la constitución brasileña. Es decir, sería el Congreso el que elija al “ciudadano” que debe continuar la tarea de comandar el país hasta octubre de 2018 cuando se hagan las próximas elecciones.

Fuente