Festival de Cannes 2017: Controversias, sistemas antidrones y… películas

Cannes. Enviado especial Mientras el blindaje del Festival de Cannes se acrecienta –por primera vez en la historia para ingresar al Palais des Festivals hay que pasar por un detector de metales, luego se realiza un cacheo y se revisan los bolsos y mochilas-, las controversias continúan. Mirá también Festival de Cannes 2017: Ricardo Darín firmó para una superproducción La controversia del día ya no es la pelea con Netflix, que no quiere exhibir sus películas en salas francesas en paralelo con el streaming de sus dos filmes en competencia por la Palma de Oro. En la primera conferencia de prensa del año, Arnaud Desplechin, el director de Les Fantômes d’Ismaël“, que inauguró anoche el Festival, tuvo que aclarar que la versión que se ve en Cannes no es su corte. Que hay otra, que dura 20 minutos más que la que vio la prensa.El “Photocall” de “Les fantomes dIsmael”, con sus tres intérpretes principales; Marion Cotillard, Mathieu Amalric y Charlotte Gainsbourg. REUTERSEsa versión de 134 minutos, sólo se proyectará por ahora en el Cinema du Pantheon de París, propiedad del productor Pascal Caucheteux. En el resto de Francia se lanzará la misma que se muestra en Cannes, de 114 minutos. Más aún, aún los productores no se pusieron de acuerdo en cuál será la versión que se comercialice internacionalmente, y la que llegaría a nuestro país.”Esta es una idea que data de hace mucho tiempo -dijo el director, que viene por octava vez al Festival-. Fue una propuesta del productor… En realidad no hay dos películas –trató de aclarar-. Está la versión original y la que vieron recién. La original es más intelectual. La versión que está aquí es la más sentimental.” Al realizador de “El primer día del resto de nuestras vidas” lo acompañaba el impresionante elenco del filme: Mathieu Amalric, Marion Cotillard, Charlotte Gainsbourg y Louis Garrel. Mirá también Festival de Cannes 2017: Arranca la fiesta del cine mundialHabrá que ver cuánto de autobiográfico hay en “Los fantasmas de Ismael”. Por lo pronto, el protagonista es un cineasta, y su ciudad natal es la misma que la de Desplechin, Roubaix. Amalric, quien repite el rol que tenía en “Reyes y reina”, de Desplechin, vive atormentado por la desaparición de su esposa (Cotillard), hace 21 años. Hasta que Carlotta se le presenta, primero, a Sylvie (Gaisnbourg), la pareja de Ismael.Pedro Almodóvar, presidente del Juradoi, junto a otros miembros: el surcoreano director Park Chan-wook, el compositor francés Gabriel Yared, el director italiano Paolo Sorrentino, y los actores estadounidenses Will Smith y Jessica Chastain. FOTO: AFPHay una historia que se cuenta en paralelo, que es la película que escribe y filma (y no filma, porque se escapa) Ismael, donde aparece Garrel como Paul Dedalus (personaje que Amalric había interpretado en tres películas de Desplachin…) envuelto en una trama de espionaje.Por supuesto que el espectador no tiene por qué estar al tanto de tantos guiños –autoguiños, bah- del realizador. Tampoco uno imagina que la melange pueda ser menor en la versión de 20 minutos más… Luego de que el Festival dejara afuera de la competencia “Tres recuerdos de mi juventud”, en 2015, que sí abrió la Quincena de realizadores, algo así como una sección “rival” en Cannes, esta vez se optó por incluir lo nuevo de Desplechin. Nadie se queja: el Festival festeja 70 años, y lo hace con un filme francés rodeado de estrellas locales. Tres bien!Para tranquilidad de muchos, y ante posibles ataques terroristas, se instaló un sistema antidrones (el mismo que la Policía utiliza en París), hay espacio aéreo restringido por encima del aeropuerto de Cannes e impresionantes armas de fuego, unas 9 mm semiautomáticas que tiene la policía por la Croisette y las calles aledañas.La actriz Vanessa Redgrave (80) debuta en la dirección con el documental “Sea Sorrow”, fuera de competencia en Cannes.La otra película que se vio, fuera de competencia, es “Sea Sorrow”, documental de la actriz Vanessa Redgrave. A los 80, la ganadora de un Oscar por “Julia” hace 40 años debuta en la realización abordando la crisis de los refugiados en Europa, más que nada la de los niños.Hay imágenes desgarradoras (cómo los chicos saltan de un bote a una embarcación que los salva), pero también un protagonismo de Redgrave, un primer plano que se otorga que le quita no ya verosimilitud, pero sí grandeza a su primer trabajo como directora.

Fuente