Cómo Sampaoli pasó de Bielsa a Guardiola

Sampaoli se hizo técnico a partir de un bielsismo casi místico, pero de a poco su religión futbolera fue convirtiéndose al guardiolismo, aunque sin sacudirse al Loco que hoy dirige al Lille francés. En los últimos días, Jorge Valdano definió a Bielsa como “un técnico de culto” y el diario El Mundo de España como “un gurú de entrenadores”, entre los que cita a Guardiola y Sampaoli. Hay una especie de hilo rojo que une a los tres: además de las historias que los cruzan y ya veremos, son pasionales y no les alcanza con ganar. Quieren emocionar.Cuando Sampaoli dirigía la selección de Chile explicó en una entrevista su viaje de un estilo al otro: “Entendí que éramos tan directos que al atacar muy rápido ellos volvían igual de rápido. No teníamos grandes especialistas defensivos, así que tratamos de defendernos desde la pelota, como hace Pep Guardiola, y mezclamos bielsismo con guardiolismo. Entendí que el equipo no debía viajar en el tren, sino en un vagón”. Y agregó: “Cuando hay diez religiones y uno sólo ve una, se está perdiendo las otras nueve. Entendí que a la verticalidad había que añadirle posesión”. La verticalidad de Bielsa, la posesión de Guardiola, pero siempre al ataque.Bielsa y Guardiola. El Loco y Pep. Dos referentes para el actual DT de la Selección. AFPSampaoli ya contaba con Matías Manna en su cuerpo técnico, pero decidió sumar a Juan Manuel Lillo, otro especialista en el método del ex técnico del Barcelona. “La posibilidad de que esté acá tiene que ver con intentar escuchar una idea futbolística a la que nosotros nos estamos acercando cada vez más. Con Lillo queremos mejorar el juego de posesión para competir con más argumentos y ser más protagonistas en el juego”. Bielsa había sido su modelo y su inspiración, pero el Sampaoli inquieto buscaba algo más. Mirá también ¿Qué se juega cada uno en la Argentina?Hay dos personajes clave en esa suerte de metamorfosis de Sampaoli. Son Matías Manna y Juanma Lillo. Un santafesino y un español. La historia de Manna, quien forma parte del nuevo cuerpo técnico de la Selección, se parece a un guión de una película.Según cuenta Vicente Muglia en el excelente libro Che Pep, Matías Manna creó el blog Paradigma Guardiola cuando éste todavía no era entrenador. En el mismo le suplicaba que “viniera a salvarnos del apocalipsis al que irremediablemente parecía llevarnos un fútbol dominado por la especulación”. “Era una época en la que se jugaba de una manera más física, en la que Grecia era campeón de Europa e Italia ganaba el Mundial. La intención del blog fue la de defender una idea de juego que se estaba muriendo. Yo jugaba a escribirle cartas a Pep, diciéndole que era urgente que asumiera como entrenador”, cuenta el propio Manna en el libro. Mirá también Las señales que se enviaron Messi y el técnico de la Selección para soñar juntosEn octubre de 2006, Guardiola viajó a la Argentina para entrevistarse con César Menotti y Bielsa. Manna ya había hecho contacto con Pep y se encontró por primera vez con su ídolo. Matías le regaló dos libros: Lo suficientemente Loco, del periodista Ariel Senosiain, y Operación Masacre, de Rodolfo Walsh. Fue un desayuno, la cena prevista para el día posterior no se produjo por un hecho histórico: la reunión entre Guardiola y Bielsa en un campo de Marcos Paz. De la que Bielsa dijo “A Pep creo que logré aburrirlo a la hora once” y de la que Pep concluyó: “Nunca vi a alguien que sepa más de fútbol que este hombre”. Aquella charla superó las 14 horas y dejó a Guardiola hipnotizado, y desde ese momento insiste en que se trata “del mejor técnico del mundo”. La relación entre Manna y Guardiola siguió y sigue. Manna viajó a Barcelona a ver entrenamientos y más tarde, en julio de 2013, estuvo presente en la primera pretemporada del Bayern Munich, invitado por el propio Pep.Al poco tiempo pasó a formar parte del cuerpo técnico de Bielsa en la selección de Chile hasta el Mundial de Sudáfrica. A principios de 2014 fue convocado por Sampaoli para retomar su función en la misma selección: armar videos sobre los rivales y editar imágenes de los propios jugadores.Sampaoli comenzó su transformación cuando se hizo cargo de la selección de Chile. AP Lillo es otro apasionado. Admirador incondicional de César Menotti y del fútbol argentino, suele nombrar a Adolfo Pedernera en sus charlas y dice que “Bielsa es un espejo en el que hay que mirarse”. Guardiola lo considera como el mejor técnico que tuvo (en Dorados de México), junto con Johan Cruyff. Cuenta Martí Perarnau en otro libro brillante (Pep Guardiola, La Metamorfosis): “Si Cruyff implantó el juego de posición mediante su extraordinaria intuición, Lillo hizo algo de enorme dificultad: construyó el corpus intelectual que permitió comprender (y difundir) el juego de posición. Guardiola necesitó del carácter didáctico de Lillo para profundizar en este modelo y aprender a enseñarlo”. Mirá también Ahora sí está el equipo de Sampaoli para jugar con BrasilEn criollo, Lillo puso en palabras y conceptos el manual de Guardiola. El reciente instructivo que publicó Sampaoli en la página de la AFA para explicar su idea de juego lleva implícita la firma de Lillo y de Guardiola, casi de puño y letra. “Construir un juego de posición y de posesión para tener el control“, “lograr callejones internos y externos, con jugadores cerca y jugadores alejados estratégicamente, para eliminar la presión del rival” y “buscar constantemente la superioridad numérica“. Es el Sampaoli que hoy dirige a la Selección Argentina. Bielsista, guardiolista, obsesionado por ganar y enamorar a los hinchas.

Fuente