El pan integral: ¿más sano que el blanco?

El pan forma parte de la pirámide nutricional y de una alimentación sana y equilibrada. Cubre una gran parte de los requerimientos energéticos y de nutrientes del organismo. Y aún cuando muchas dietas lo consideran un pecado, sus hidratos de carbono ayudan a equilibrar las proteínas y los glúcidos que el organismo necesita a diario. Además, es fuente de potasio, imprescindible para el funcionamiento de los músculos y del corazón.El pan puede estar presente en todas las comidas, tanto como ingrediente de una receta o como acompañamiento de un plato. De avena, maíz, centeno o pasas, variedades hay muchas. Pero las opciones más populares y elegidas siguen siendo el clásico blanco y el integral. Este último es siempre signado como un tipo saludable, aunque no para un grupo de científicos del Instituto Weizman, en Israel. Para ellos, su valor como ingrediente sano se trata de uno de los mitos más arraigados en torno a alimentación.El pan integral o de salvado se indica en el imaginario popular como el que engorda menos que el blanco. Para la Licenciada en Nutrición Teresa Cóccaro, responsable del área en INEBA, “la diferencia entre el pan blanco y el negro es el beneficio sobre la salud que aporta la fibra presente en este último”LEA MÁS:Cuál es el alimento indispensable que en Argentina casi no se consume”Superdesayuno” para ellas: 7 componentes que no pueden faltarLos mitos detrás de los 7 alimentos lights más elegidos del veranoCinco mitos sobre el consumo del huevo en la dieta

Fuente