San Martín: un caso testigo de los vaivenes sociales

Aquellos que crecieron en el partido de San Martín en los años 60, como es el caso de este cronista (nacido y criado en Villa Lynch), se acostumbraron a dormir con el ruido de telares que funcionaban las 24 horas. Al punto que no podían conciliar el sueño si pernoctaban en un barrio residencial.Las sucesivas crisis acaecidas en las décadas siguientes aplacaron el ritmo productivo del distrito que fue cuna de José Hernández, autor del Martín Fierro e inspirador del Día de la Tradición, pero no pudieron borrar su paisaje industrial. Así fue como en 1988 el municipio se autoproclamó Capital de la Industria y a fines de 2014 el Congreso lo declaró por ley Capital Nacional de la Pyme.Gabriel Katopodis, intendente de San Martín y sostén político de Florencio Randazzo. Foto. Luciano ThiebergerHablar de los altibajos de las pequeñas y medianas empresas en el país es meterse en las vicisitudes del empleo y el consumo, con sus colaterales efectos socio-culturales. Será por eso que los candidatos opositores, desde Cristina al tándem Massa-Stolbizer, pasando por los randazzistas que juegan de local, buscan pescar ahora allí las consecuencias de 15 meses de retroceso de la producción industrial -que coinciden con el inicio de la gestión de Cambiemos-, revertido recién en mayo.“Lo que pasa acá es la media de lo que sucede en el país”, repite el intendente Gabriel Katopodis. Habla de la combinación de tarifazo, apertura, presión impositiva y baja del consumo. Hay que agregar el galopante aumento de la inseguridad. Mirá también Margarita Stolbizer se sumó al desfile de candidatos por el partido de San MartínEncuestadores y sociólogos utilizaron durante buen tiempo a ese enclave del noroeste del Gran Buenos Aires como caso testigo para estudios de mercado y de predicciones electorales. Le adjudicaban una copia exacta de la distribución demográfica (características de la población) y de la pirámide social (reparto de ingresos) del resto del país. Barrios de clase media en el primer cordón y los más humildes -con muchos de inmigrantes- asentados en el segundo, en torno a la Avenida Márquez. El equilibrio acabó de desplomarse en el 2001.“Con la pauperización, dejamos de utilizarlo para testear elecciones. En los 80 nos daban resultados exactos”, le dice a Clarín el sociólogo Daniel González, de Nueva Comunicación.Con 3859 empresas, en San Martín -donde viven 414.000 personas- se produce el 5 % del producto industrial del país. La bandera municipal contiene el logotipo de un engranaje.

Fuente