Recordando al pastor que utilizó la fe y el góspel para engañar a la gente

T. L. Barrett fue uno de los artistas más importantes de la historia de los coros de góspel. Y también un criminal.Una mayoría significante de importantes músicos afroamericanos han tenido su primer acercamiento al oficio en el coro de la iglesia. Es ahí donde muchos aprendieron a tocar instrumentos y a cantar. Sam Cooke, Aretha Franklin, Ray Charles y, por supuesto, el Reverendo Al Green, son algunos de los grandes ejemplos de músicos y cantantes que han tenido una primera formación eclesiástica.La influencia del góspel en el soul es indiscutible y se extiende de forma evidente en clásicos de la cultura popular más reciente como “‘Movin’ On Up” de los Primal Scream o “Like a Prayer” de Madonna. Dentro del hip hop, podemos mencionar a raperos como Talib Kweli, Kanye West y el albino musulmán Brother Ali.Otro gran ejemplo de la influencia góspel en la música popular lo podemos identificar en la famosa banda irlandesa U2 que, durante muchos años, tuvo el acompañamiento de un coro góspel en sus conciertos. Bono y sus muchachos ayudaron a la proliferación del estilo durante los años ochenta.En el caso del jazz, podemos mencionar el disco A New Perspective de Donald Byrd, editado por Blue Note con su icónica portada y los coros góspel que aparecen durante el disco. Me viene a la mente el caso del multiinstrumentalista Rahsaan Roland Kirk que usó un coro de góspel en su disco Volunteered Slavery, donde interpreta varios palos del soul.Uno de los casos más singulares dentro del góspel/soul es el del Pastor T.L. Barrett, nacido en la ciudad de Chicago. Barrett, un ministro de la iglesia Pentecostal de Chicago, cobró notoriedad dentro del mundo del góspel cuando en 1971 grabó el disco Like A Ship (Without a Sail) que ha conseguido ser uno de los discos más exitosos e influyentes del género.Barrett, un luchador social incansable, se reunía semanalmente con chicos de la parte sur de Chicago (área predominantemente afroamericana y de pocos recursos), como parte de un programa social llamado Operation Breadbasket, cuyo fin fue mantener a la juventud alejada de las calles y del crimen de una de las ciudades más violentas de los Estados Unidos.El activismo social de Barrett le permitió formar parte de programas protegidos por la organización del Reverendo Jesse Jackson quien es considerado uno de los héroes del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos. Barrett formó parte de esa red que el Reverendo Jackson tejió en las grandes ciudades americanas y cuya función era apoyar a las nutridas juventudes que se encontraban en una situación vulnerable.Barrett fundó un coro de cuarenta chicos, llamado el Coro de la Juventud por Cristo, con el que grabó su disco acompañado por varios músicos de sesión de los legendarios sellos Chess/Cadet y el resultado es una obra maestra del góspel/soul con grooves profundos de funk. Antes de grabarlo, el coro y el Pastor ya eran una referencia en la ciudad de Chicago y les visitaban en sus sesiones personajes como Donny Hathaway (otro referente del góspel/soul de la segunda mitad del siglo pasado).Like a Ship (Without a Sail) es un álbum donde el coro de la Juventud de Cristo reluce con vocales que forman “muros de sonido” que pondrían a Berry Gordy y Phil Spector celosos. Las intervenciones del Pastor Barrett con sus letras sobre la buena fortuna, completan los elementos de la obra. Precisamente su voz me recuerda a la de Hathaway o a la de Solomon Burke, pero con menos sermoneo.El tema que le da título al disco, y probablemente el más recordado, proviene de una inspiración que Thomas Lee Barrett tuvo cuando era apenas un jovenzuelo. Es un tema donde destacan las potentes voces del coro y las frases de esperanza del joven ministro. Un órgano y una línea de bajo muy funky completan uno de los grandes clásicos del góspel.Pero el viejo Pastor, además de cantar temas inspirados en los evangelios que “documentan” el paso del Hijo del Hombre por este mundo, tenía otras actividades más bien alejadas de los caminos del Señor. Thomas Lee inició uno de esos grupos de estructura piramidal cuyo único objetivo fue timar a inocentes.Como no podía ser de otra manera, el viejo ministro fue descubierto y obligado a devolver más de un millón de dólares. La otra opción, en lugar de retornar el dinero, era pasar una temporada en prisión. El Pastor, con la ayuda de sus feligreses, se dedicó a devolver el dinero que varias familias le habían entregado. Los caminos del Señor son inescrutables.La música de T.L. Barrett y su coro ha sido presentada a nuevas generaciones por Kanye West que sampleó a Barrett en su último disco Life of Pablo, Radiohead, y por la marca de ropa deportiva Under Armour, que usó el tema “Nobody Knows” para presentar las zapatillas del flamante campeón de la NBA: Stephen Curry.Like A Ship (Without a Sail) es un disco lleno de armonías soul y breaks funky, que si te descuidas podría convertirte en uno de esos devotos que devoran el cuerpo del hijo de su dios.Publicado originalmente en VICE.com

Fuente