El animal que llevamos dentro

Durante las dos semanas de vacaciones de invierno el Ballet Contemporáneo del San Martín que dirige Andrea Chinetti ha programado una obra para grandes y chicos. Se trata de El niño y los sortilegios, una preciosa obra creada por Oscar Araiz sobre música de Maurice Ravel a partir de un libreto que la famosa escritora francesa Colette había escrito originalmente para ópera. El mismo Ballet Contemporáneo había estrenado esta obra en 1995, igualmente en la Sala Martín Coronado donde se presenta ahora. El vestuario es de Renata Schussheim, la escenografía de Romina del Prete y el diseño de mapping y puesta de video, de Nahuel Sauza. El niño y los sortilegios cuenta el camino de aprendizaje de un niño rebelde y destructor enfrentado a los animales y objetos que ha lastimado. Estos animales y objetos cobran luego un carácter humano que hace cambiar al niño.Dice Araiz “Existen diferentes caminos para abordar El niño y los sortilegios; el más clásico es el que enfatiza los aspectos fantásticos y mágicos de esta fábula sobre objetos que se animan y están habitados por sentimientos humanos. En esta versión me guió el deseo de reflexionar sobre la conciencia individual y su inserción en la vida de la comunidad. Este niño, ¿es un adulto que destruye como un niño o un niño que destruye como un adulto? Su imagen es, también, la de un contemporáneo que avanza hacia su destrucción con tranquila inconsciencia”.”El niño y los sortilegios”.-Tanto “El niño y los sortilegios” como su “Carnaval de los animales” son obras que pueden ser muy disfrutadas por los chicos. ¿Pensó al concebirlas en algunos aspectos que pudieran ser particularmente apreciados por la mirada infantil?-Para mí es la oportunidad de introducir a los chicos en la escucha de Ravel. Espero que la generación de sus padres aún guarde una resonancia de esta u otras músicas que parecen perderse. Otro aspecto que me importa es que se ponga en valor el respeto a la naturaleza, a la literatura, la poesía, los códigos de convivencia, la escucha del otro.- Entre aquella versión de 1995 y esta reposición, ¿hay diferencias? ¿Sintió la necesidad de hacer cambios?-Una obra siempre cambia al reponerse cuando pasó el tiempo. Las circunstancias y mi propia mirada son distintas; los intérpretes son diferentes. El Ballet Contemporáneo le da un fuerte soporte a la obra, que esta vez además tiene la gran espectacularidad que le confiere la realización audiovisual de Nahuel Sauza.Funciones: Hasta el domingo 30 de julio. De martes a domingos a las 15.30. Avenida Corrientes 1530.

Fuente