Elecciones PASO 2017: dos intendentes de Randazzo, complicados de cara a octubre

San Martín y Hurlingham. Con distintos amuletos, armas y escudos en sus caminos, los intendentes Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta parecían contar con un apoyo fuerte de los vecinos a sus respectivas gestiones antes de las Primarias. Pero según los primeros sondeos tras el cierre de los comicios, ambos llevaron una mochila más pesada de lo pensado: sus alianzas con Florencio Randazzo.En San Martín, según los primeros resultados Cambiemos va arriba con un 34% de los votos. La segunda fuerza es Unidad Ciudadana, con un 29%, le sigue el espacio de Sergio Massa y recién cuarto aparece Cumplir, con unos 8 puntos. Y las cifras son casi idénticas tanto para los cargos nacionales como para los concejales municipales. No hubo, al parecer, mucho corte de boleta, el único antídoto para compensar el poco arrastre de su candidato a senador. Y así, se daba una sorpresa para Katopodis, ex massista y sciolista, hoy inclinado hacia el espacio que lidera el ex ministro de Transporte. En Hurlingham, el pase del kirchnerismo a las filas de Randazzo ya le había salido caro de antemano a “Juanchi” Zabaleta: varios funcionarios dejaron de apoyarlo e incluso la primera candidata de su boleta renunció a la postulación. Ahora, el alto costo se empezaba a traducir en las primeras cifras de las PASO: a nivel nacional, Cambiemos acumula el 33 % de los votos, Unidad Ciudadana el 31 %, 1País el 15% y la lista de Randazzo apenas 7 %. En cuanto a los concejales, va encabezando el kirchnerismo con un 37 %, sigue Cambiemos con un 27 %, el massismo con el 13% y cuarta la lista oficialista local, con un 8 %, apenas un punto arriba del ex ministro.”Juanchi” Zabaleta votando en una escuela de Hurlingham, Distrito del que es intendente.Al jefe comunal de Hurlingham, quien asumió en diciembre de 2015 y por primera vez fue a las urnas como jefe comunal, le renunciaron siete funcionarios (entre secretarios y directores de su Gabinete) por elegir Cumplir en vez de Unidad Ciudadana. Cinco eran de La Cámpora y de Nuevo Encuentro. Pero el golpe más duro, antes de las elecciones, fue la baja de Natacha Ghergo, primera candidata a concejal en la lista del oficialismo local. La dirigente del Movimiento Evita decidió apoyar el frente de Cristina Kirchner, como ocurrió con esa agrupación en otros distritos.El frente más beneficiado de las PASO en ambos distritos terminaba siendo Cambiemos: tanto el randazzismo como el kirchnerismo sangraron por la puja peronista en ambos distritos, y perdieron caudal de voto. Mirá también Las bajas que sufrió el intendente de Randazzo más golpeado por el kirchnerismo duroEn San Martín, la tendencia que admitían desde el oficialismo a poco del cierre de los comicios, era impactante. No hubo corte de boleta como esperaban: creían que para apoyar a Katopodis, quienes no querían votar a Randazzo pondrían a su candidato local, Diego Perrella, junto con Cristina o con Bullrich. Mirá también En San Martín, Katopodis mide su alianza con Randazzo de cara a octubreEn ambos municipios saben que deberán cambiar la estrategia de cara a octubre si quieren asegurarse representación y apoyo en sus Concejos Deliberantes. Aunque aún ni lo sugieren, los intendentes podrían, de mínima, centrar el resto de la campaña en sus terruños, sin salir a recorrer la Provincia con Florencio Randazzo ni mostrarse con él, algo en lo que mucho no abundaron en las previa a las Primarias. Pero además, deberán apelar a una técnica vieja y eficaz: repartir boletas cortadas para que los vecinos voten a los concejales de los intendentes, más allá de lo que elijan para el Congreso Nacional.

Fuente