Enojado con dos clubes, Agremiados se pone firme

“Esto no da para más”. La voz de Sergio Marchi ya parece despojada de los rastros de la faringitis que lo sacudió en Rosario, cuando viajó a charlar con el plantel de Newell’s, cuyos jugadores son los más afectados por la deuda salarial. “Este es el caso más insólito. Llevaron ocho refuerzos y deben dinero desde el primer semestre de 2016. Pero no es sólo Newell’s; también, Banfield. Ya utilizó a Mouche y a Dátolo y no les pagó a Simeone, Viatri, Brian Sarmiento e Hilario Navarro, que ya se fueron. ¿Cómo puede ser?”, se descarga el secretario de Futbolistas Argentinos Agremiados ante Clarín. Y sube el termómetro de la temperatura a una reunión que hoy, desde las 14 en Viamonte 1366, promete ser caliente. O los equipos se ponen al día al 30 de junio y se firma un protocolo de control, fiscalización y sanciones o la flamante Superliga, que será presentada mañana a las 19 en el hotel Hilton de Puerto Madero, corre peligro de no arrancar en tiempo y forma. Mirá también El mercado de pases, club por clubLos representantes de las cadenas televisivas que compraron los derechos audiovisuales están preocupados. Fox y Turner cumplieron al pie de la letra con el convenio que firmaron. Sin ir más lejos, el viernes depositaron la segunda cuota de 260 millones de pesos. Hoy estará acreditada en la cuenta de la Superliga. Y quieren que el campeonato empiece el 25 de agosto, tal cual está programado. Marchi tiene diálogo fluido con sus directivos. Y no quiere que la sangre llegue al río. Pero sabe que esta es una oportunidad única. “No estoy haciendo un piquete; estoy reclamando lo que corresponde. Antes de seguir atando todo con alambre, tenemos que solucionar esta situación. No pagando sus obligaciones se viola el reglamento de la FIFA. Queremos Fair Play financiero”, disparó el ex zaguero de San Lorenzo y Platense.En ese sentido, Claudio Tapia hizo un guiño desde la AFA. El viernes, se publicó el boletín N° 5359 lo acordado en el Comité Ejecutivo: los deudores deberán ceder un 30%, un 50% o el total de la cuota de los derechos de TV en el caso de que quieran incorporar dos, cuatro o ilimitada cantidad de jugadores, respectivamente. Además, todos los equipos deberán presentar una planilla, en carácter de declaración jurada, con la totalidad de sus futbolistas profesionales. Allí quedarán detallados los convenios, la fecha de cobro y los comprobantes.Esta es una manera de fiscalizar, a fin de cuentas. Pero Marchi aclara: “El Fair Play financiero tiene que ser ahora, no en junio de 2018. Si no, es pan y circo. Rafaela se fue al descenso con las cuentas en orden y tiene que ver la Superliga por televisión. Si hay un contrato maravilloso y los clubes cobran por adelantado, quiero un control”. Agremiados no quiere que paguen justos por pecadores. Y hay cinco clubes apuntados: Newell’s, Banfield, Huracán, Chacarita y Argentinos. Pedirá, entonces, que aquellos clubes que no hayan rendido cuentas hasta el 30 de junio no empiecen a jugar. Que se los espere, como máximo, hasta la segunda fecha. Y si persiste el incumplimiento, que se le retengan los derechos audiovisuales y se apliquen sanciones con quita de puntos o desafiliación.”Hace cuatro meses nos arrinconaban a nosotros y la dirigencia tiene que correr a los que hacen las cosas mal”, reclama Marchi. Hoy por la tarde habrá una definición cuando se junten el secretario de Agremiados, Tapia y Mariano Elizondo, CEO de la Superliga. ¿Rodará la pelota?

Fuente