El club se despega del velatorio de un exjefe de la barra en la cancha

Del papelón de la barra disidente, que el domingo ingresó al Cilindro de prepo para velar a su ex cabecilla, a las explicaciones del presidente. Racing fue noticia por la irrupción de un grupo de Dock Sud y Villa Corina, que improvisó un cortejo fúnebre en pleno día eleccionario. A bordo de un camión desvencijado, escoltado por autos y motos, un centenar de pseudohinchas rompieron el candado de la puerta 12 bis y pasearon por la tribuna y el campo de juego con el féretro de Luis Ignacio Gómez, alias Rulo, fallecido el viernes a causa de una enfermedad terminal. Los guardias de seguridad, que se vieron desbordados, hicieron la denuncia ante la Comisaría 1ª de Avellaneda. Y 24 horas después del escándalo que sacudió a la Academia, el club se despegó.“No conozco a los barras, no sé quiénes son. ¿Qué puedo hacer yo si vienen cien tipos y entran al estadio un domingo y cuando no está previsto? Duplicamos el dinero en seguridad y hubo una gran inversión en cámaras”, le dijo Víctor Blanco a Clarín. El mandamás celeste y blanco sabe que convive con un mal que afecta a todos los clubes, pero la interna de la barra la hace incontrolable. Sin ir más lejos, la semana pasada se produjo un tiroteo entre La Guardia Imperial y el grupo de Dock Sud y Villa Corina encabezado por los hijos de Rulo.Walter, Jesús y Nicolás habían viajado a Colombia para ver el partido entre Racing y Rionegro Aguilas Doradas, hace dos meses y medio. Le pidieron 30 mil pesos a Raúl Guillermo Escobar Barrios, alias Huevo, para colaborar con el tratamiento de su padre. El jefe de la barra les dio 4 mil. Y se comprometió a pagarles los pasajes para el próximo viaje, casualmente al mismo país, donde la Academia jugó contra Deportivo Independiente Medellín. Los Gómez querían efectivo. Y le rompieron los tickets aéreos en la cara. Por eso hace siete días se presentaron en el Club Alvear de Floresta, donde la Guardia Imperial se reunió para armar la logística del partido ante Mitre de Santiago del Estero, y atacaron con disparos de arma de fuego a Huevo. Resultó herido Alan Carniza, un joven de 23 años.A raíz de este incidente, la APreViDe suspendió el partido contra los santiagueños, previsto para el miércoles pasado en la cancha de Banfield, lo reprogramó para el viernes en el estadio de Gimnasia y Esgrima La Plata y le aplicó el Derecho de Admisión a Huevo, a su hijo, Julián Huevo Chico Escobar, y a su ladero, Nelson Medina Lopetegui, el Paraguayo. También, a Nelson Pollo Domene, uno de los integrantes de la primera línea de la facción disidente.Los cuatro se sumaron a la lista negra en la que hay 44 barras, quienes el 22 de abril fueron detenidos en las inmediaciones del Cilindro por portación de armas y tenencia de estupefacientes. Dos de ellos, Leonardo Gabriel Cabrera y Juan Francisco Sánchez Mateo, no podrán asistir a ningún estadio del país por dos años.El de ayer fue un episodio más de la saga que protagonizan los violentos en la Academia. “El Rulo es de Racing, de Racing de verdad”, cantaron los barras, quienes violaron la seguridad del estadio, según pudo advertirse en el video que se viralizó a través de las redes sociales. La caravana, compuesta por unos 50 autos, 10 motos y una pickup destartalada arrancó a las 8.30 en Mitre e Italia. Llegaron al estadio Juan Domingo Perón y violentaron el acceso a la popular, donde Gómez (55 años) era amo y señor en la década del noventa. Saltaron al césped y dieron la vuelta olímpica, como si se tratara de los futbolistas campeones de 2014.“Este es un hecho que se repite, tiene que actuar la Justicia. Es imposible prever una situación de esta naturaleza”, sostuvo Blanco. Mientras, la barra hace lo que quiere. Y los dirigentes son rehenes de su interna.

Fuente