El ex River que quiso dejar el fútbol y hoy vive una segunda primavera

El colombiano Radamel Falcao, el goleador colombiano de 32 años que se planteó dejar el fútbol hace tres temporadas por una grave lesión, atraviesa una inesperada segunda primavera con la camiseta del Mónaco y de la selección Colombia, de la que es el capitán.Radamel Falcao Garcia celebra un gol de Colombia ante Brasil por las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018, en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, de Barranquilla (Colombia). (Foto: EFE/Mauricio Dueñas).Con el tanto que sumó en el empate liguero ante el Montpellier, ya son 12 en solo ocho jornadas de la Liga francesa los que marcó el delantero surgido en River. Solo el argentino Carlos Bianchi hace 43 años había realizado una mejor prestación en el campeonato galo, con 12 tantos en siete partidos con el Stade de Reims. Mirá también Colombia sumó y le cortó la gran racha a BrasilPor delante del brasileño Neymar (seis tantos) y del uruguayo Edinson Cavani (ocho), estrellas consagradas del París Saint-Germain (PSG), “El Tigre” ha logrado el mejor debut de temporada de su carrera gracias a una tremenda efectividad.El plantel de River salió en 2014 con una bandera que decía “Fuerza Falcao”, cuando el colombiano se rompió los ligamentos, en un partido de verano ante Boca jugado en Córdoba. (Foto: Daniel Cáceres).De 13 remates entre los tres palos, doce han sido gritos de gol. El internacional colombiano marca, además, un tanto cada 55 minutos, mejor marca que el argentino Lionel Messi (60 minutos), máximo artillero en nueve jornada del campeonato español. Mirá también Acusan a la FIFA y a la UEFA de permitir la evasión fiscal en el fútbolFalcao, quien fue un devorador de estadísticas goleadoras en su paso por el Porto (2009-2011) y Atlético de Madrid (2011-2013) -con 142 tantos en ambos clubes- ha vuelto a recuperar ese brillo interrumpido por una grave lesión en 2014. Mirá también Eliminatorias Rusia 2018: la tabla de posiciones, más caliente que nuncaEl 22 de enero de ese año, en un partido de la Copa francesa disputado entre el Mónaco y el Chasselay (Cuarta división francesa), una dura entrada de un jugador semi profesional, Soner Ertek, le provocó graves daños en el ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda.Aunque fue operado con éxito por el portugués José Carlos Noronha, ese percance lo obligó a perderse el Mundial de 2014, en Brasil, y de regreso a los terrenos de juego, empezó para él un calvario de dos temporadas. Mirá también Venezuela igualó con Colombia y le dio una mano a Argentina”Pasé momentos difíciles después de mi operación en los que pensé en abandonar, pero logré seguir adelante y mantener la esperanza en el futuro”, dijo el delantero en febrero de este año, en una charla con sus seguidores. Mirá también Secretos y excentricidades de la gran revelación de EuropaEl Mónaco lo cedió al Manchester United (2014-2015) y al Chelsea (2015-2016). En el primero marcó 6 goles en 33 partidos oficiales y en el segundo sumó un tanto en 12 encuentros. Su periplo británico estuvo marcado por las lesiones musculares y por las relaciones tensas con el entonces entrenador del United, Louis Van Gaal. Mirá también Monaco se quedó con la Liga de Francia tras 17 añosVolvió en la temporada 2016-2017 al Mónaco con la cabeza gacha, pero poco a poco la fue irguiendo. Arropado por el entrenador portugués Leonardo Jardim, “El Tigre” empezó a recuperar la voracidad goleadora que lo había llevado a ser el mejor artillero de la historia en la Liga Europa (antigua UEFA) en una sola temporada (17 goles con el Porto en la 2010-2011).Cerró el curso en excelente forma, con 30 goles en 43 partidos oficiales, y con el título de campeón francés en el bolsillo. De esos 30 tantos, 21 de ellos fueron en el campeonato francés, el tercer mejor anotador por detrás de Cavani (35) y el francés Alexandre Lacazette (28). En la Liga de Campeones, en la que jugó las semifinales ante el Juventus de Turín, sumó cinco goles en su fase final, más dos en la de clasificación.”Este año ha tenido un trabajo con el equipo técnico, el apoyo de sus colegas y Falcao llegó al nivel que esperábamos de él”, sostuvo Jardim, cuando le pidieron que explicara la racha de su goleador.Con contrato con los monegascos hasta 2020, el jugador de Santa Marta, de confesión cristiana evangélica, sigue agradeciendo al cielo cada gol que anota, un gesto de gratitud que el campeonato francés conoce al dedillo.

Fuente