Opositores denuncian “nazismo” en el discurso de victoria de Bashar Al Assad

En un discurso efectuado en la cancillería siria, el presidente Bashar Al-Assad se refirió a la victoria en la guerra civil, a la reconstrucción del país, al futuro, y a los principios fundamentales de su política en diversas áreas.Assad dijo que la sociedad siria pagó un alto precio durante los siete años de crisis, pero que, como resultado, se había convertido en una sociedad más homogénea y unificada a nivel nacional. Reconoció que el país perdió su infraestructura como también lo mejor de sus jóvenes, pero a cambio, se ganó una sociedad más sana y homogénea.Según publicó la prensa oficialista siria, Assad explicó que “esa homogeneidad es la base de la unidad nacional en las creencias, la ideología, las tradiciones, costumbres y perspectivas”. Para el presidente, “la homogeneidad es la identidad que creará una matriz nacional y unificara a todos los miembros de la patria”.El discurso de Assad provocó desprecio y rechazo en la oposición y los miembros de la diáspora siria. El académico Nayib Awad, sirio residente en los EEUU, publicó su respuesta en lengua árabe en el diario qatarí Al-Arabi Al-Yadid, donde comparó los dichos de Assad sobre la homogeneidad de la sociedad siria a la ideología nazi, advirtiendo de un nuevo hitlerismo ante el silencio del mundo tras las declaraciones del presidente.En tanto, en un comunicado publicado en el diario saudita As-Sharq al-Awsat, la oposición siria expresó su preocupación preguntándose “¿Cómo Assad podía describir como homogénea a la sociedad siria siendo que está profundamente dividida tras siete años de guerra civil?”, agregando que solo sus partidarios pueden creer que ha salido victorioso con el plan que soñó para crear una nueva Siria.Para Awad, admitir que Siria había perdido lo mejor de sus jóvenes (como lo hizo el presidente), fue un intento por tranquilizar al infortunado e ingenuo pueblo sirio de que la pérdida de esos jóvenes era el precio que se debía pagar por la creación de una nueva “sociedad siria homogénea”.Awad recordó que “en la década de 1930, cuando el partido nazi llegó al poder en Alemania, su líder, Adolfo Hitler, repitió en varios discursos sus ideas filosóficas sobre el significado de la nación alemana y la idea de la pureza del individuo”. Hitler habló de la necesidad de purgar a la sociedad alemana de las clases sociales que no contribuyeron a la creación de una “sociedad homogénea” y a una nueva Alemania.Con ese discurso, la Alemania nazi eliminó a todos los que estaban en desacuerdo o se opusieron a él. Así, causó una guerra mundial que costó la vida de millones de seres humanos en toda Europa, y cometió uno de los peores crímenes de la historia de la humanidad, utilizó crematorios para purgar la raza y la sociedad incinerando a millones de judíos y a otras minorías no arias.”Hoy la historia es testigo del nacimiento de un nuevo hitlerismo moderno debido a que el mundo ya no se sorprende al ver a un tirano asesinar a la nación siria, destruirla, exiliarla, condenarla a un destino oscuro y hacer regresar a su país a la época anterior de la civilización moderna. Assad ha llevado a cabo los crímenes más atroces en suelo sirio durante siete años, mientras repetidamente utilizaba un discurso repleto de ideas nazis que pensábamos se habían extinguido”, aseveró Nayib Awad.”¿Qué sociedad homogénea estamos proclamando en un país que ya no posee ninguna clase de sociedad o colectivo humano que cumpla con un solo criterio para formar una sociedad?”, se preguntó Awad.Para el académico expatriado: “En términos de sus componentes humanos, la sociedad siria no sólo perdió sus redes de ayuda mutua, el vínculo y la existencia social compartida entre sus diversos estratos y grupos por el discurso de odio, la sospecha, la división y la guerra sangrienta. También ha perdido la mayor parte de su infraestructura humana cuando medio millón de ciudadanos sirios han muerto, 12 millones fueron desplazados de sus tierras y hogares, un tercio de las ciudades de Siria han sido destruidas y el estado ha perdido su soberanía al ser ocupado por más de 5 ejércitos extranjeros, y en la práctica, el país es directamente gobernado por rusos e iraníes. La nación siria ha perdido su soberanía, honor y existencia como colectivo unificado y organizado que reúna cualquier definición objetiva y científica de sociedad y mucho menos una sociedad humana”.Muchos opositores sirios exiliados y activistas de los DD.HH. denuncian y se preguntan: “¿De qué sociedad homogénea habla Assad? Cuando la realidad es que las condiciones para mantener una sociedad normal han terminado hace años en Siria. Hoy no hay una sociedad normal en Siria, lo que hay es solo un conglomerado de supervivientes y los sirios carecen de cualquier tipo de soporte social como comunidad, Siria consiste hoy en pequeños enclaves o grupos de diferentes pueblos, un antiguo colectivo humano que está dividido, fragmentado y sólo se preocupa por evitar más muertes y sobrevivir de cualquier manera, incluso a costa de rendirse y guardar silencio”.”No me sorprendió escuchar al presidente sirio anunciar sus terribles ideas en su discurso celebrando la victoria de Siria, que no es otra cosa que la derrota de su pueblo”, escribió Awad.  “Él ya nos mostró hace siete años quien es, lo ha demostrado en repetidas ocasiones con sus palabras y crímenes”. Lo que me genero temor y mucha tristeza es que ha creado abiertamente un modelo hitlerista en la cara de los líderes que toman las decisiones del mundo libre y nadie parpadeó ni rechazo sus declaraciones. Me parece profundamente alarmante vivir gobernado por un nihilista, extremista y lunático como ese hombre. Me aterra que la tiranía y sus crímenes racistas se hayan vuelto tan comunes que nadie  reacciona ante ellos.Nayib Awad culmina explicando que “en este contexto global por revivir el hitlerismo y difundirlo, las palabras de Bashar Al-Assad son sólo parte de un panorama más sombrío y criminal que está aniquilando a la humanidad que se extiende desde el Palacio Al-Muhajireen en Damasco hasta la Casa Blanca”.LEA MÁS:Las tropas del régimen sirio entraron en la ciudad de Mayadin, controlada por el Estado Islámico

Fuente