Mi primer prototipo: Modelo para armar

De la idea al prototipo. Del aula a una expo y del trabajo práctico a la práctica. Los 120 alumnos del último año de la orientación Diseño Industrial de la escuela ORT realizaron la Expo Diseño, donde mostraron más de 90 productos gestionados y realizados por ellos mismos.Para la mesa de luz. Bandeja rebatible, bien cerquita de la cama.La nueva generación de diseñadores que hoy tiene 17 años cumplió con los requisitos planteados por el cuerpo docente: elección de un objeto, realización del prototipo funcional y resolución final. Inspirados en necesidades propias, muchos optaron por resolver problemáticas cotidianas: mochila con capucha, cartera con compartimentos para maquillajes y monopatín con bolso. Otros se inclinaron por buscarle una solución al problema del espacio en el hogar y materializaron cajoneras flotantes para camas cuchetas, banquetas que se utilizan como mesas y organizadores funcionales para el cuarto.Con capucha. Desmontable y de tela impermeable.“La idea es desarrollar habilidades vinculadas al proyectar; evaluamos los procesos de aprendizaje desde el punto de partida, para reconocer la distancia máxima de recorrido durante ese proceso. Desde la investigación de la categoría de producto, las decisiones a tomar, las preguntas a formular y finalmente, el circuito de proveedores, tiempos de entrega, presupuestos y tercerizaciones”, resume Mariela Sobrado, directora de la orientación. Acompañados por un cuerpo docente de 6 profesores, los alumnos dieron sus primeros pasos en el taller de la escuela, equipado con caladoras, tornos, herramientas, impresoras 3D y materiales necesarios para arrancar.Bancos. Con espacio de guardado.“Nunca falta el que quiere diseñar un barco o un auto, por eso desde principio de año establecemos un rango de posibilidades reales”, apunta Sobrado. Del auto al monopatín, entonces, los chicos salieron a la calle a comparar precios y enfrentarse a los inconvenientes propios de la disciplina. Con los tiempos de entrega cumplidos, la escuela montó la Expo Diseño.Silla. Liviana, en hierro y chapa.Valentina S. cuenta su experiencia: “Fue el primer prototipo realizado desde cero. Y estoy muy conforme. Lo más complejo fue la etapa de la idea rectora. Pensar para qué función estaba destinada esta cartera, para quién. Como era para mis cosas (libros, maquillaje y auriculares) la diseñé a medida. Me ocupé de todos los procesos y ahora la uso todos los días”, dice la futura estudiante de la FADU-UBA.Set de picadas. En mármol.Julieta G. también se basó en una experiencia personal: “Camino al colegio me agarró la lluvia y me empapé. Entonces pensé en una mochila con capucha impermeable. Fue una experiencia que quiero que se repita. A partir de este prototipo estoy armando un emprendimiento para fabricarlas”, dice Julieta, que va a estudiar en la nueva carrera de Diseño de la Universidad de San Andrés. Mirá también Encuentros cercanos con el diseño de autorSet de cuchillos.“El que tiene hermanos y comparte un cuarto con camas marineras sabrá que el que está arriba no cuenta con accesos a un lugar de apoyo. Y le tiene que pedir al de abajo que le alcance las cosas”, dice Luciana S. Sus cajoneras flotantes surgieron para cubrir esa necesidad: “Como los módulos se sostienen en el aire tenía que lograr una terminación prolija y liviana . Opté por una estructura de metal y tiradores que funcionan como un bajo relieve”, explica. En la casa de Germán M., en tanto, faltaba un taco para cuchillos, que ahora luce en la mesada de la cocina. “Elegí madera de pino paraná porque es más cálida”, dice el alumno. Mirá también Un legado de arquitectura y madera para Vicente LópezBanco para dibujar. Con bandeja deslizable pensada para apoyo de distintos objetos y rueditas. Bajo el asiento, un compartimento para el guardado de útiles y materiales de dibujo. Realizado en MDF .“Les pedimos que hagan muchas propuestas, que tomen decisiones, que identifiquen puntos a resolver y se formulen preguntas. Además de lograr un buen producto, apuntamos a que se sientan orgullosos de sus creaciones”, señala Mariela Sobrado. El cuerpo docente, integrado por diseñadores industriales de la FADU-UBA se completa con Lorena González Nieva, Polina Varrenti, Darío Solotar, Alejandro Kweller, Rodrigo García Perez y Martín Nudel. “Si eligen carreras proyectuales salen con una buena base”, coinciden. «

Fuente