Todo sobre la Expo Mundial 2023, el gran evento que cambiará a Buenos Aires

Qué tienen en común construcciones emblemáticas como la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad o la El Atonium con adelantos tecnológicos como el teléfono, el televisor y hasta la pantalla táctil. A priori podría parecer que nada, pero todos fueron presentados en una Feria Mundial, como la que albergará Buenos Aires en 2023.Para entender la magnitud de este gran evento, se debe retroceder a principios del siglo XIX, cuando en Francia se organizaron las primeras ferias industriales, que luego, a partir de 1851, en el Reino Unido, se convertirían en los eventos internacionales que se conocen en la actualidad. La Expo Internacional o Universal, como se la llamaba entonces, son una marca que atrae a millones de turistas y que, por su tamaño, obliga al país organizador no solo de la construcción del predio, sino la remodelación urbana que posibilite mejores accesos, seguridad y hospedaje, tal como sucede, por ejemplo, con los Juegos Olímpicos, paralelismo válido, ya que la sede es una ciudad y no un país entero, como sucede con un Mundial de Fútbol.La votación fue realizada ayer, cuando en el marco del Bureau Internacional de Exposiciones (BIE), la Ciudad se impuso sobre Lodz, Polonia, luego de una primera vuelta en la que terminaron empatados en 45 votos, y posteriormente un ballotage que finalizó con un  62 a 56 a favor. La elección, realizada en París, contó con la participaron del ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y el canciller Jorge Faurie.”Esto no es solo importante para Buenos Aires, es importante para la Argentina, sobre todo por la naturaleza del tema, que es la creatividad del ser humano y en este caso, la creatividad mediante las nuevas tecnologías, lo que permite transformar el mundo. Y de eso se trata, ¿no? de transformar el mundo y la vida de los ciudadanos. En este sentido, lo vemos como una oportunidad única porque el mundo entero va a estar mirando hacia la Argentina”, explicó Lombardi a Infobae.De esta manera, Buenos Aires se convertirá en el primer ciudad de latinoamérica en albergar la Expo desde la creación del BIE -integrada por 170 países- en 1928: el encuentro global ya pasó por 36 destinos europeos y 8 norteamericanos.  El ministro además destacó que el encuentro permitirá no mostrar los avances, sino también compartir conocimientos, que serán beneficiosos para todas las partes: “170 países van a tener su presencia en Argentina alrededor del tema de las industrias creativas y la convergencia digital gracias a la cual hoy un ciudadano en Costa de Marfil, uno de Austria y uno de Jujuy pueden trabajar juntos”.Uno de los primeros países que apoyó públicamente la elección argentina fue Estados Unidos que mediante un comunicado del Departamento de Estado: “Aunque estamos decepcionados por no poder albergar la Expo en los Estados Unidos, nos mantenemos orgullosos de la sólida propuesta presentada”.Para Lombardi una de las claves para ganar la candidatura fue la proyección a futuro: “El mundo en 7 años va a ser muy distinto de lo que es hoy. Parte del secreto es que pudimos perfilar lo que creemos que va a ser ese mundo del futuro. La nuestra va a ser la primera Expo del sur, en realidad, ya que la de Australia fue pequeña, fue otra cosa (NdR: Brisbane 1988 solo contó 52 naciones participantes)”. De esta manera, sostuvo que el triunfo no es solo de Argentina, sino de toda la región: “Esta vez toda la región latinoamericana se sintió partícipe de esta candidatura, se ve por el modo que que se votó. De modo que podemos decir que no ganó solo Argentina sino, la región. Y no se trató de politiquería barata, no, sino de una reafirmación. La candidatura estuvo muy reñida, muy peleada, se trabajó mucho. Seminarios, presentaciones, un gran trabajo de la Cancillería y de 8 ministerios del gobierno pero también con presencia de senadores y diputados de otros partidos políticos. En el último seminario que hicimos en la Torre Eiffel, que es resultado de la Expo 1889. Es decir que este proyecto contó y cuenta con el apoyo de todos los sectores políticos y tanto con el sector público como con el sector privado”.Cómo cambiará la fisonomía de Buenos AiresEl encuentro, que se realiza cada cinco años, se llevará a cabo entre el 15 de enero y el 15 de abril en una Tecnópolis renovada. Ocupará 25 hectáreas y tendrá cinco pabellones: Internacional, Nacional, Temático, Corporativo y de Buenas Prácticas; tres auditorios; y sectores especializados en gastronomía, controles de acceso, y espacios abiertos. En las próximas semanas, se abrirá el concurso nacional e internacional de arquitectura para determinar los detalles del diseño.Para generar un acceso rápido a la Expo se necesitarán diferentes modificaciones en el casco urbano y para eso se prevé la creación de un Metrobus sobre la General Paz. “El playón peatonal estará conformado por un área verde de 200 hectáreas y cruza la autopista de circunvalación. Debajo, se desarrollará un nodo de transporte público que conectará las nuevas estaciones de Metrobus con la red de transporte público existente”, explica el instructivo presentado durante la elección.También se conectará la actual sede de Tecnópolis con Parque Sarmiento, a través de un nuevo puente de 48 metros de ancho, que buscará ser una joya del diseño que enriquecerá el patrimonio arquitectónico de la zona. La propuesta proyecta la creación de otros espacios funcionales, como oficinas, depósitos y almacenes, un Eco Hotel/Foro con 100 habitaciones, un estacionamiento para 3.500 vehículos, viviendas para 3.000 invitados y un espejo de agua. Todas estas mega obras requerirán de una inversión estimada de USD 200 millones. Desde el ministerio sostuvieron que el evento atraería a alrededor de nueve millones de personas, contando a público y expositores extranjeros, con un promedio de 100 mil visitantes por día.Con respecto a la dependencia que quedará como responsable de la Expo, Lombardi explicó que “así como entre muchos coordinamos la candidatura, ahora empieza una serie de tareas muy programadas. Lo que viene en lo inmediato es la concreción de la carta de acuerdo, esto es algo que hay que trabajar muy bien. En esto está involucrado el conjunto del gobierno nacional, de hecho el presidente Macri estuvo involucrado desde un comienzo”.Un recorrido histórico por la feria de los avances humanosEl progreso y el desarrollo son una parte esencial de la historia, de la evolución de la especie, así como los humanos surgieron de células hasta convertirse en seres complejos, también sucede los mismo en el resto de sus expresiones culturales y las Ferias Mundiales no son la excepción.La Feria de Londres 1851, conocida como “Gran Exposición de los Trabajos de la Industria de Todas las Naciones”, surgió a partir de que el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, presenciará el éxito de las ferias parisinas, que, a su entender, fortalecía el espíritu del pueblo, que orgulloso disfrutaba de sus avances tecnológicos y sociales. Henry Cole, prominente diseñador de la época, fue quien llevó a cabo el proyecto, que además de revelar el proceso de industrialización, instauró temáticas que hasta ese momento no eran tomadas en cuenta, como el turismo, la educación artística y de diseño, el comercio, las relaciones internacionales. Luego, siguieron París (1855 y 1867); Viena (1873) y Filadelfia (1876), la primera realizada en Estados Unidos con motivo del centenario de la Declaración de la Independencia y que contó con la presentación internacional del teléfono de Alexander Graham Bell.El próximo encuentro es, quizá, uno de los más emblemáticos. Fue realizado en París en 1889 y dejó una herencia arquitectónica que si bien en su momento fue odiada por los franceses, hoy es un símbolo de la ciudad: la Torre Eiffel.En aquel encuentro Gustav Eiffel, el padre, también introdujo la cabeza de la Estatua de la Libertad, que 8 años después atravesaría el Atlántico para asentarse en Nueva York. Otro de los momentos memorables fue la instalación del primer servicio de luz eléctrica público, sobre la Avenida y la Plaza de la Ópera. Cuando en junio, la bombillas creadas por Thomas Edison se encendieron por primera vez, París se aferró para siempre al apodo de la “Ciudad de la Luz”.El Pabellón Argentino de esta encuentro, diseñado por el arquitecto francés Albert Ballu, tuvo como inspiración al Crystal Palace de Londres. Era un edificio construido en hierro y vidrio, 100% desmontable, con una decoración exacerbada y de estilo moderno. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1889, con motivo de celebrar la Revolución de Mayo, y obtuvo el primer premio entre los pabellones de los países extranjeros.Entre el armazón, molduras, cerámicas y las diferentes esculturas, su peso llegaba a las 1600 toneladas y estuvo localizado en predio de 1600 m2 en el Campo de Marte, muy cerca de la Torre Eiffel.Luego del evento, fue desarmado y trasladado a Buenos Aires, aunque muchas de sus piezas debieron ser arrojadas al mar cuando el barco que lo transportaba, Ushuaia, atravesó una gran tormenta y las enormes cajas, sobre la superficie, entorpecían las maniobras. Fue el principio del fin.En 1893, fue levantado en lo que hoy es la Plaza San Martín,  ocupado desde fines del siglo XVIII por el Cuartel de Artillería del Retiro. En 1898 fue sede de la Exposición Nacional y en 1900 del Museo de Productos Argentinos de la UIA. Fue la segunda sede del Museo Nacional de Bellas Artes hasta su demolición, en 1933, cuando tras el desguace sus piezas fueron abandonadas en la zona. Este precioso edificio, que sin dudas sería una de las joyas de la ciudad, solo puede recordárselo en los archivos fotográficos.Otro gran acontecimiento para Argentina fue que la ciudad de La Plata fue premiada con dos medallas doradas en las categorías “Ciudad del Futuro” y “Mejor realización construida”.Luego, llegó el turno de Melbourne, 1880, y le siguió Barcelona 1888, que fue -sin dudas- un antes y un después en la arquitectura de la ciudad condal, ya que abrió las puertas a un nuevo estilo artístico, el modernismo, que se conviritó, junto al gótico, en una marca distintiva que en la actualidad atrae a millones de visitantes. Fue en este estilo donde Antoni Gaudí tomó las bases de su firma personal y también donde se presentó en sociedad, ya que participó de la construcción de la Cascada Monumental.Un lustro después, Chicago, EEUU, demostraba al mundo lo se había recuperado del Gran Incendio de 1871. La “Exposición Universal” fue la primera en incorporar un parque de diversiones, siendo la gran atracción la Ferris Wheel (George Ferris, el nombre de su constructor), que tenía 75 metros de altura y podía albergar a 2160 personas. Recaudó más de USD 725,000 en el transcurso de la feria, por lo que es el único elemento rentable de todo el espectáculo.El gran avance presentado en París 1900 fue el motor Diesel, creado por el inventor franco-alemán Rudolf Diesel, que funcionaba con aceite de maní como combustible. Si bien algunas compañías privadas ya habían visto, fue en esta Feria donde se presentó al público.Estados Unidos hospedó a las dos siguientes: Saint Louis 1904 -que al mismo tiempo organizó los Juegos Olímpicos- y San Francisco 1915. De esta manera finalizaba la serie de ferias conocidas como “de la industrialización”, para ingresar a una nueva era llamada “de intercambio cultural”. La Gran Guerra congeló estos encuentros hasta que tuvo se regreso a la escena global en Barcelona 1929, que dejó como legado la Plaza de España, la Fuente Mágica de Montjuic y una serie de Palacios de estilo neoclásico, racionalistas y consolidó el novecentismo, estilo que sustituyó al modernismo que había instalado la Feria de 1888.A Chicago (1933), le siguió Nueva York 1939, que tuvo a la Cápsula del Tiempo como el gran imán para los visitantes. Este espacio, realizado a 15 metros de profundidad, contiene manuscritos de Albert Einstein y Thomas Mann, números de la revista Life y millones de páginas de texto en microfilm. La Cápsula recién podrá ser abierta en el año 6939. El adelanto más importante se dio en el área de la comunicación, ya que fue el gran debut de la televisión de manera comercial. La naciente NBC transmitió el discurso de apertura desde su nueva antena sobre el Empire State Building a un grupo selecto de 200 televisores en toda el área metropolitana de Nueva York. Un año después, salían a la venta las primeras teles al público en general. Por su parte, AT&T; exhibió el primer sintetizador de voz artificial del mundo, el Voder.La “Exposición General de primera categoría de Bruselas de 1958”, en Bélgica, fue la primera de importancia global luego de la Segunda Guerra Mundial y dejó como herencia arquitectónica El Atonium, un modelo gigante de una molécula de acero, en que cada esfera representa un átomo.La Guerra Fría y la lucha por la conquista del espacio, entre Estados Unidos y la ex Unión Soviética, inspiró a los organizadores de Seattle 1962 para crear, quizá, el edificio más emblemático de esta ciudad: la Aguja Espacial, que con sus 184 metros de altura y estilo futurista maravilló a los visitantes.Osaka 1970 fue la primera Feria Mundial celebrada en un país asiático, Japón, y marcó la presentación de un formato de proyección cinematográfica que cambió para siempre la manera de hacer cine y que fue evolucionando. La corporación canadiense IMAX mostró la primera película de 70MM. Al principio el formato se usaría casi exclusivamente para realizar documentales, pero tras otros avances se convirtió en el formato principal de la Hollywood actual.La norteamericana Spokane fue el escenario en 1974 y Knoxville en 1982. En esta última se introdujo un adelanto que hoy es esencial: la pantalla táctil. En total, la empresa Elographics reveló 33 televisores cubiertos con paneles transparentes, con una variedad de funciones. Al año siguiente, Hewlett-Packard puso a disposición del público la primera computadora con esta tecnología.La canadiense Vancouver, en 1986, significó el principio de las ferias de la “Era de la marca-nación”, ya que los países comenzaron a utilizar los eventos como una plataforma publicitaria de promoción de los recursos naturales y culturales. A Brisbane 1988, le siguió Sevilla 1992, que dejó como herencia el Puente del Alamillo, una obra del arquitecto Santiago Calatrava -el mismo que ideó el Puente de la Mujer, en Puerto Madero- que atraviesa el río Guadalquivir con sus 200 metros de largo. Si alguien está de paseo por esta zona, no debe preguntar por “El Alamillo”, sino por “El Paquito”, ya que para los andaluces esta construcción es una versión pequeña del puente de San Francisco (Golden Gate).Luego llegó el momento de Lisboa 1998, Hannover 2000, Aichi 2005, Shanghái 2010, Milán 2015 y, la última, Astaná 2017, en Kazajistán. Buenos Aires comienza a prepararse para un nuevo capítulo de esta historia que conjuga lo mejor de la inspiración humana, tecnología, arte, interncambio cultural e imaginación. Será cuestión de esperar que legados dejará.LEA MÁSBuenos Aires albergará la Expo 2023, en Tecnópolis__________________Vea más notas en Cultura

Fuente