Denuncian 150 casos de abuso sexual en un pueblo de 2.000 habitantes

La sociedad noruega está conmocionada. La policía de ese país descubrió más de 150 casos de agresiones sexuales, entre ellas a niños, en una pequeña comunidad de Laponia que no supera los 2.000 habitantes.Las autoridades habían abierto una investigación tras la publicación en junio de 2016 en el diario Verdens Gang (VG) de los testimonios de 11 mujeres y hombres que afirmaban haber sido agredidos sexualmente en Tysfjord, una pequeña localidad situada al norte del círculo polar ártico.Una postal del frío poblado de Drag, en Tysfjord, el poblado noruego donde la policía descubrió 150 casos de abuso. (Foto: AFP)Ahora, en un informe publicado el martes, la policía afirmó haber desenterrado 150 casos de agresiones sexuales, de las cuales 43 son violaciones y 40 son relaciones con menores de 14 años. La mayoría han prescrito, algunos se remontan a 1953.Las autoridades identificaron a 82 víctimas, de entre 4 y 75 años, y a 92 sospechosos, muchos de ellos miembros de la comunidad sami de Laponia y del laestadianismo, una rama conservadora del protestantismo.”La policía no tiene ningún motivo para afirmar que la pertenencia étnica o las creencias religiosas en sí puedan explicar estas agresiones”, declaró la comisaria Tone Vangen, en rueda de prensa. Mirá también Una taxista denunció a Carlos Bilardo de haberla acosadoSubrayó sin embargo que los “mecanismos” propios de estas comunidades “hicieron que las cosas no salieran fácilmente a la superficie”.Aludió así al arrepentimiento ante las autoridades religiosas, en lugar de las judiciales, y a “una necesidad fuerte de cerrar filas en la familia en una situación en la que se siente que la sociedad noruega te mira con desprecio”. Mirá también Denuncian 180 casos de abuso sexual en la cadena de spa más grande de EE.UU.El caso que conmociona al reino nórdico revela la distancia que hay entre la sociedad noruega y los samis (se decía antes lapones), pueblo indígena al que pertenece la mayoría de las víctimas.La apertura de una investigación en medio del escándalo contribuyó a que surgieran más testimonios.El exterior del lugar de asamblea del colectivo de sami de Luie, en Drag, Noruega. (Foto: EFE)Víctimas de discriminaciones hasta el punto de recibir excusas oficiales del rey Harald en 1997, los samis han visto su modo de vida tradicional, muy ligado a la naturaleza, amenazado por las actividades modernas (explotación de hidrocarburos, actividades mineras, eólicas, carreteras…).Es difícil hacer el censo de los samis a causa de los flujos migratorios y las mezclas étnicas, además de que tienen mucha desconfianza ante el gobierno y las autoridades en general. Se calcula que unas 65.000 personas viven en la Laponia noruega.

Fuente