Sorteo Mundial 2018: Vladimir Putin, la FIFA y una sociedad perfecta para tratar de lavar culpas

Cuando el frío amainaba, la nevisca se detenía y la gente hacía un alto para almorzar, el Kremlin confirmó que este viernes el presidente Vladimir Putin estará presente en el acto del sorteo de los grupos del Mundial 2018 en el Palacio de los Congresos. Sin embargo, no se sabe si también hablará. Fuera de protocolo, pero dueño de casa, no parece que Putin vaya a rechazar una audiencia fenomenal. Mirá también Sorteo del Mundial: entre el fantasma de bolillas calientes y la promesa de total transparenciaAntes del acto, Putin se reunirá a solas con los ocho encargados de sacar las bolillas de los copones. La foto cantada es el saludo con Diego Maradona. “Dos potencias se saludan” es la frase inevitable y lugar común al que remite el encuentro.Diego, una celebridad, está acostumbrado a codearse con líderes mundiales. Y a incinerar a aquellos que no le caen en gracia. Así como es, dividiendo el mundo en blanco y negro, en una grieta de autoría propia, no se sabe qué actitud tendrá Maradona, quien llegó esta mañana a Moscú. Mirá también Sorteo Mundial 2018: fixture previo al sorteo en MoscúPara Putin, tener al país en el centro de la escena cuando todavía quedan siete meses para el Mundial, también le sirve de paliativo a las acusaciones de doping que enfrentan numerosos deportistas de su país. No se trata de un doping cualquiera, sino uno apañado desde el Estado.En alguna medida, el presidente ruso encontró una sociedad perfecta con la renovada FIFA que también busca lavar culpas antiguas. Y en el medio de todo, Maradona, el de la pelota que no se mancha.

Fuente