Roberto Piazza: “Esta colección es un desborde de lujo”

Para las 19, una larga cola de gente ya se había concentrado en la puerta de Espacio Clarín, en Mar del Plata, para no perderse por nada el desfile del diseñador de alta costura, Roberto Piazza, un habitué en esta casa de los artistas. Recién llegado de España, donde estuvo de gira, viajó a la ciudad balnearia para presentar su nueva colección, “Simplemente Piazza”, una mixtura de 140 de sus vestidos más relevantes dentro del fashion world que marcaron sello propio en Europa.Fiel a su estilo de no callarse nada, confesó que jamarás adaptará la moda a las crisis del país y que, al contrario, en malos tiempos, “es necesario llenar la atmósfera con glamour”. Sobre su nueva colección, contó: “Es una especie de popurrí de lo que fue el año pasado y lo que será este año. Es una mixtura porque estoy trabajando mucho en Argentina, con la central en Buenos Aires, pero estoy viajando mucho a California y Madrid, donde hice una gira hace poco de Tango Glam que significa ´mi moda, mi tango, mi música´, un espectáculo teatral fashion”.Previamente, durante el desfile que condujo con simpatía y humor su esposo Walter Vázquez, se vieron estampa de gasas, sedas, bordados, cristales imponentes, escotes predominantes, soleros, enaguas, encajes suizos y franceses, brocattos españoles de la fiesta de la Falla, “una colección muy suntuosa que no tiene límites”. Las modelos invitadas fueron Iliana Calabró, Fátima Florez, Valeria Archimó y Paula Domínguez, así también como la tarotista Jimena La Torre, quien lució un espectacular vestido pintado a mano.Entre pasada y pasada, el diseñador le regaló carteras y joyas al público y dio comienzo a una noche mágica, llena de estilo y con clásicos de fondo de George Michael, Chris De Burgh, Queen, entre otros. Piazza dijo que dividiría a este desfile en tres partes: lo romántico en tonos pasteles, lo femenino con flores y lo imperial. “Esta colección es un desborde de lujo para ahuyentar las energías horrendas del día a día”, dijo.Jimena La Torre, con una espectacular túnica pintada a mano.“Simplemente Piazza” amalgama todos los detalles que hacen que la alta costura de este diseñador sea rápidamente reconocible en todo el mundo: brillos, cristales, brocattos y mucho encaje suizo. En esa línea, Piazza explicó: “Esta colección es una mezcla de moda barroca inspirada en la femineidad extrema, con música flamenca, rosas rojas españolas (como las que tengo tatuadas en mi cuerpo), peinados exquisitos, maquillaje cargado. Es como un tango flamenco, inspirado en todo lo que son las pasiones, la femineidad, el glamour, la elegancia, el lujo extremo. En épocas de crisis, lo que hay que hacer es lujo extremo, los diseñadores no podemos diseñar trapitos”, bromeó.Piazza contó, mientras se acomodaba el pelo y mostraba sus anillos, que el 10 de enero viajará a España a firmar un contrato para hacer una gira por todo ese país y otras partes de Europa con Tango Glam. “Me encantan las telas de la Fiesta de las Fallas españolas pero llevado al uso cotidiano, encajes suizos, cristales. Es ropa que se puede usar con una fastuosidad maravillosa pero que se puede usar. Lo difícil de diseñar alta costura es la fastuosidad extrema, pero usable”. “​ Esta colección es una mezcla de moda barroca inspirada en la femineidad extrema. Respecto a si la alta costura se amolda a la situación económica del país, aclaró: “No me voy a inspirar jamás en las crisis argentinas porque me tienen cansado. Me inspiro en lo que se usa en el mundo que es el lujo y lo barroco. También, en esta colección hay vestidos de línea, con cola sexy, pero no las transparencias baratas que se usan acá en Argentina. Hay sutilezas pero no transparencias. Sí encajes recamados y cristales checos, austríacos, brocattos espectaculares, mangas largas y cortas, mucho strapples y polleras con estilo campana plato”, lo que según él, se viene para esta temporada. “Mis vestidos son para reinas y princesas, y mujeres que hacen el amor con la luz prendida. La mujer puede perder todo en la vida, menos la vanidad”, concluyó.

Fuente