Manuel Otero: “El objetivo es promover la industrialización inteligente”

Enviada especial a San José de Costa RicaA pocas horas de asumir su mandato, Manuel Otero recibe a Clarín en su despacho. Ha sido una jornada larga y el cansancio se aprecia en su cara. Pero el flamante director del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura se muestra dispuesto y aún emocionado por el desafío que acaba de asumir.-¿ Cuáles son los retos que tendrá que enfrentar en su mandato al frente del IICA?-Primero un diagnóstico: no hay peor situación que un continente que genera producción primaria sin valor agregado para que otros la transformen y después nosotros terminamos comprando esa producción con valor agregado. Insisto en que se trata de promover una industrialización inteligente basado en la ciencia y la tecnología. Tiene que haber políticas de incentivo por parte de los Ministerios de Ciencia y Tecnología, los Ministerios de Agroindustria para desarrollar esa producción primaria. Hacia eso tenemos que apuntar si es que queremos ser los garantes de la seguridad alimentaria del planeta. El IICA tiene que estar a la altura. Y estar más cerca de la gente, desde la cooperación técnica promover acciones para que los países mejoren sus niveles de vida. Sobre todo apuntar a estrategias para que los pequeños productores dejen de desaparecer ante un fenómeno de tecnologías de escala que avanza. Llegó la hora de asociarse, del cooperativismo, y de pensar en cómo acceder a esa tecnología. Apostamos a una agricultura con gente, con agricultores familiares. Mirá también Después de 15 años, un argentino asumió al frente de un organismo internacional-¿Qué líneas de trabajo busca fortalecer dentro del IICA?-Yo quisiera que haya algunos cambios en esta Institución. La modernización es uno de los objetivos. Quiero que sea menos burocrática, apunto a una revisión de todos los procedimientos técnicos y administrativos. Hay que recuperar eficiencia. Quiero una sede central que esté más cerca de los países. Ser más agresivo en las alianzas estratégicas y la captación de recursos externos. El país nos da un dinero que es un capital semilla que el IICA debe multiplicar. El que no entiende eso no va a tener mucha cabida en el IICA del futuro. El IICA está aún bien posicionado y tenemos que generar proyectos innovadores. -¿Cuáles son los problemas que hoy tiene el sector agropecuario?-La agricultura en Argentina es muy distinta al resto de Latinoamérica. Es de avanzada en la región.Hay zonas muy postergadas, donde las zonas rurales son expulsoras de recursos humanos. Se van a las zonas urbanas. Pero con buenas estrategias de desarrollo rural se frenaría ese éxodo. Sería un negocio para todos. Si bien no es tan fácil de lograr, hay que empezar a generar una nueva mirada, más optimista, más positiva. Las energías renovables pasan prácticamente por el sistema agropecuario, el etanol, la energía eolica. Todo pasa por la agricultura, por eso debe pensarse como un soporte estratégico. Y en muchas sociedades latinoamericanas eso no se tiene en cuenta. Hay que apuntar a que desde los Gobiernos también le den la importancia que tiene. Debo reconocer que Mauricio Macri supo hasta ahora tener esta mirada y darle la importancia que merece. -¿Qué implicancias tiene para nuestro país la designación de un argentino?Es una gran oportunidad para la Argentina para explicarle al continente americano y al mundo que somos una potencia agropecuartia. Creo que las oportunidades son enormes. Me imagino al IICA como un puente: un puente con los distintos organismos, en construir nuevos vínculos para tener otros niveles de relación con las Naciones. Hasta ahora había consultorías cortas, nada relevante. Argentina tiene un potencial enorme y es un juego de política internacional donde hoy es necesario tejer alianzas con un sector agropecuario más competitivo y con la acción de instituciones como INTA, ​SENASA. El IICA podría ser el medio para crear esos puentes. En febrero, en la Expoagro llevaremos a los 14 ministros caribeños para que conozcan nuestra agroindustria. Entre todos esos países importan 6 mil millones de dólares. Es una gran oportunidad. Manuel Otero cuenta con una vasta experiencia profesional en los campos de la ciencia y la tecnología, el comercio y la sanidad agropecuaria, el fortalecimiento institucional y la cooperación internacional. Es médico veterinario y Master en Ciencias en Desarrollo Agrícola, egresado de la Universidad de Londres. También es Master en Producción Animal, egresado del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza. Se desempeñó como Consejero Agrícola dependiente de la Secretaría de Agricultura de Argentina, con sede en Washington. También ejerció el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Argentina. Su trayectoria en el IICA es de 27 años. Comenzó su carrera en 1988 como representante de Brasil para ocupar luego otros cargos en la sede central como asesor del Director General, Director de Programación y Evaluación, Director del Centro Regional Andino, Representante en Uruguay, y nuevamente representante en Brasil. Es autor de muchos documentos técnicos sobre comercio internacional, políticas sectoriales y modernización de la agricultura “Gestión del agua y el futuro en el planeta” y “Una nueva visión sobre la agricultura brasileña”, publicados en 2013. También ha sido periodista especializado en temas rurales en el diario Clarín, donde comenzó a trabajar en 1978 hasta llegar a ser prosecretario de redacción y finalmente retirarse en 1984.

Fuente