Ibeyi: “Ser feministas es luchar para mejorar el mundo”

Los ojos negros de las gemelas Ibeyi vibran en Río de Janeiro con nuevos latidos para su pulso electrónico franco-cubano y mundial. Ya pasaron por Bogotá y ahora debutarán en Buenos Aires: este sábado y domingo a las 20 tocan en Niceto Club (Niceto Club 5510). Las voces de Lisa-Kaindé y Naomi Díaz flotarán sobre beats y bases de hip-hop, soul, pop y Rithm & Blues. A sus 24 años, ¿qué afinidades sentirán con los arduos ritmos de las calles porteñas? ¿En cuál de sus diversos lenguajes iniciarán su canto ceremonial del siglo XXI?Ibeyi es su espejo. Significa “gemelas” en yoruba, la lengua del África Occidental (Nigeria y Benin), también audible en los ritos de la santería afrocubana, que rescatan en sus dos exitosos discos Ibeyi (2015) y Ash (2017). En yoruba, francés, inglés y castellano, Lisa-Kaindé y Naomi elevan sus múltiples raíces como mensaje de unidad frente al odio racial.“La cultura yoruba enseña que todo a tu alrededor tiene vida y merece amor: los árboles, los rayos, el río, los peces, tus amigos”, conecta Lisa-Kaindé al teléfono, desde Río de Janeiro. Se ríe con ganas, y uno imagina que, como siempre, sus nutridos cabellos afro se agitan a la par.Ibeyi. Naomi vive en París y Lisa-Kaindé Díaz en Londres, pero siempre están juntas, de gira por el mundo. (Foto: Prensa Niceto)“Ya encontramos el sonido de Ibeyi, pero exploramos otros terrenos y caminos”, anhela Lisa-Kaindé, la voz central y el piano. Naomi, de largo cabello espeso, toca percusión norafricana (cajón y batá, sobre todo) y suma coros. Las visten los samples, sintetizadores y beats de Richard Russell, productor de XL Recordings, de Londres. “Yo me mudé allá y Naomi sigue viviendo en París. Igual estamos todo el tiempo juntas”.Lisa-Kaindé se aleja apenas del teléfono, con una misma percepción en varios idiomas. “Mamá, ¿la palabra trance es igual en castellano y en inglés?”. Allá en Río de Janeiro asiente Maya Dagnino, cantante franco-venezolana y también su manager. El padre de las gemelas Ibeyi fue el percusionista de Buena Vista Social Club Miguel “Angá” Díaz, que murió en 2006, a los 45. “De ambos heredamos la libertad de cruzar nuestras influencias”, siente Lisa-Kaindé. “Hay algo similar en la música electrónica y en las rítmicas caribeñas. Tienen mucha repetición y generan una especie de trance. Queremos tocar el corazón de la gente”. A las gemelas también las ayudó a liberar dolores inesperados. La ausencia de su padre y, en 2013, la muerte de su hermana mayor Yanira, de un aneurisma cerebral. “Ambos están muy presentes. Nuestro primer disco habló la muerte y el segundo, Ash, de la vida. Naomi y yo expresamos emoción y sinceridad, alegrías y miedos. Algo mágico es poder mostrar estas canciones con gente tan distinta”.​El prestigio de Ibeyi dejó sus pruebas en Ash, cuya canción Deathless, con el saxofonista Kamasi Washington, se volvió un hit global. Un mantra con capas de coros soul en muestra de vigor femenino. También están la alemana Meshell Ndegeocello -ícono del neo-soul-, el canadiense Chilly Gonzales y la rapera española feminista La Mala Rodríguez. Acuerda Lisa-Kaindé: “Ser feministas es luchar para mejorar el mundo. Hacer música verdadera para reflexionar”.Franco-cubanas. Presentan los temas de sus discos “Ibeyi (2015) y “Ash” (2017). Foto: David Uzochukwu.Por eso, en Ash, su madre Maya recita a Frida Kahlo sobre un hilo sonoro digital. “La locura no existe. Somos los mismos que ya fuimos y seremos. Sin contar con el estúpido destino”. También sumaron un fragmento de un discurso de Michelle Obama y del libro American Citizen, de Claudia Rankine. Un alegato poético contra el racismo. “A las canciones de Ash las tuvimos años en el vientre antes de grabarlas. El tercer disco va a tener más hip-hop para que la gente baile. Va a ser un paso más allá”.El amor por la cultura afro de los Estados Unidos guarda más revelaciones. “Giramos mucho por América del Norte y una de las cosas más lindas fue que Beyoncé nos invitara a ser parte de su video Lemonade”, evoca Lisa-Kaindé, y el teléfono comienza a temblar. “En 2016, Prince vino a escuchar un concierto. Pidió conocernos después del show y quedamos en volvernos a ver. Recién el 19 de abril pudimos agendar otro encuentro, y dos días después falleció. Fue una gran pena”. ¿Qué hablaron esa noche? “Oh, es un secreto, pero lo que nos dijo Prince nos cambió la vida”.Ibeyi actúa 3 y 4 de febrero, a las 20, en Niceto Club, Niceto Vega 5510. Entradas desde $465, por Ticketek. Teloneras: Mariana Päraway y Dat García.

Fuente