La historia de David Olaoye, un afro inglés suelto en Gerli

La historia de David Olaoye sorprendió a todos cuando, hace casi ocho meses, llegó al Ascenso argentino para ponerse la camiseta de El Porvenir, el equipo que milita en la Primera C. Con su arribo, se concretó la llegada del primer futbolista inglés al fútbol profesional argentino, a contramano de la lógica habitual, donde los sudamericanos emigran al fútbol británico. Mirá también Tiene 20 años, es inglés y va a jugar en El Porvenir, un club de la Primera CDespués de jugar en divisiones amateurs de su país y de formarse en la Academia de David Beckham, el joven de 21 años probó suerte en el AO Tympaki del ascenso de Grecia y en el NK Bravo de la Segunda División de Eslovenia, pero nunca se adaptó. El clima frió -principalmente- y no sentirse cómodo con las costumbres de aquellos países hicieron que buscara darle un giro de 180 grados a su vida. Así, se subió a un avión y puso en marcha uno de sus tantos sueños: triunfar en el fútbol argentino, del que dice estar “enamorado” por la pasión con la que se vive este deporte en lado del planeta. Los problemas con su residencia -que aún perduran- hicieron que solo disputara cinco minutos en el empate 1 a 1 entre Berazategui y El Porvenir, el pasado 20 de noviembre, en el estadio “Norman Lee” y que fuera dos veces al banco de suplentes sin poder ingresar. Como si ese problema fuese poco, luego de la pretemporada se lesionó y ahora está atravesando los últimos días de recuperación. . David Olaoye en la cancha de El Porvenir (Foto: Alfredo Martinez).Luego de estar casi un año en nuestro país, Olaoye ya se siente más argentino que inglés y no demuestra problema alguno con la adaptación. Es que, con su arribo al club de Gerli, el joven futbolista nacido en Essex (en el Gran Londres) vivió -y aún vive- en la pensión del club, ubicada debajo de la platea de la institución. Y pasa el día a día junto a sus compañeros, hecho que lo ayudó a aprender rápidamente el castellano: “Aprendí escuchando a mis compañeros y a la gente que anda por acá” le cuenta a Clarín, desde el buffet del club. El inglés Olaoye en el Obelisco, una tarde cualquiera.”Mi día empieza desde temprano. Me levanto a entrenar, después almorzamos y luego tomamos una siesta”, cuenta el inglés de origen africano (sus padres son nigerianos). A diferencia de sus primeros meses en Argentina, ahora se anima a salir de la pensión. “A la tarde tomamos un café con amigos o salimos a la estación de Lanús, o vamos al Obelisco. Ahora conozco más Buenos Aires”, afirma con una sonrisa, y agrega que se sorprendió a si mismo de la rapidez con la que aprendió nuestro idioma. Mirá también Querido Ascenso: cuando Mario Kempes festejó en la B de AustriaPese a los más de 11 mil kilómetros que lo separan de su hogar, y con el Océano Atlántico de por medio, soluciona la distancia hablando todos los días con su familia, comunicándose cotidianamente con sus papás, su hermano, sus tíos y su abuela. A pesar de eso, sigue extrañando la comida que le hacía su mamá. “Cuando estaba en Inglaterra no tenía que cocinar, ahora acá es distinto. Extraño mucho todo lo que me cocinaba mi mamá”. Cholulo. David se sacó una foto con Ricardo Bochini.”Las diferencias entre Argentina e Inglaterra son muchas. Primero está la comida, acá todo es a la parrilla y allá no existe eso. Luego están los vestuarios, son muy distintos a Europa. Acá siempre están todos alegres, ponen música. En Inglaterra y en los otros países donde estuve no era así. Son más fríos; acá son mucho más expresivos y amistosos. El compañero aquí es más familia y eso hace que me sienta más cómodo en el equipo”, asegura el delantero, que ya se argentinizó: toma mate, también tereré y, cuando puede, come bondiola, milanesas o dulce de leche. Olaoye quier jugar algún día en Boca. Por lo pronto,ya visitó la Bombonera. Mirá también Ricardo Centurión: “Pude agarrar la droga y el choreo, pero opté por el fútbol”Desde que está en la pensión del club, David no solo ve fútbol europeo en la televisión, sino que también ve todo el torneo argentino. “Me gusta ver el fútbol inglés. Hay muy buenos jugadores y muy buenos equipos. También veo al PSG por Neymar, que es mi ídolo. Del fútbol argentino siempre veo a Lanús por Lautaro Acosta, a Boca por Cristian Pavón y Nahitan Nández y a Racing por Ricardo Centurión. Centu tiene un estilo de juego parecido al mío, es muy expresivo”, afirma, además de revelar su sueño de “algún día, poder vestir los colores de Boca. Para mí es el club más grande de Argentina, aunque también me gustaría jugar en Independiente”. David Olaoye junto a Daniel, su hermano mellizo, en la cancha de Independiente.Hace algunos meses, su hermano mellizo Daniel vino a visitarlo, luego de haber finalizado su estadía en el Nordvarmlands del ascenso de Suecia. “Él se quedó solo ocho semanas. Me vino a ver a todos los entrenamientos y me ayudaba mucho. A él le gusta el fútbol argentino también pero no le gustaría jugar acá. No se por qué… El mes que viene tiene una prueba en Alemania y ojalá tenga suerte”. Con dieciséis fechas por jugarse en la Primera C, David Olaoye todavía tiene la esperanza de poder demostrarle al entrenador, Marcelo Ojeda, que está para ser parte del primer equipo y ganarse a la gente de El Porvenir cumpliendo su sueño, que tiene al fútbol argentino como protagonista. Cristian Gómez

Fuente