Ascenso: el relato del DT al que le desvalijaron la casa mientras dormía con sus nenas

Pablo De Muner se levantó el domingo a las 9 mañana y encaró rumbo a la cocina. Con la inercia de quien se pone en marcha, empezó a prepararse unos mates y notó algo raro: la computadora que había utilizado unas horas antes ya no estaba en la mesa del living.“El sábado a la noche me había quedado hasta tarde viendo el partido de Mitre contra All Boys. Y cuando terminó me puse a trabajar con la computadora hasta la 1.30 de la mañana. Después me fui a dormir a la habitación con mi hija más chica”, relata el entrenador de Independiente Rivadavia de Mendoza a Clarín.Pablo durmió en una pieza junto con Ursula, de cuatro años. En la otra habitación del departamento estaban Virginia, la pareja del DT, y Eva, la hija mayor, de 8.“Cuando nos levantamos nos dimos cuenta de que nos habían sacado todo. Al no encontrar la computadora empezamos a revisar. Se habían llevado el iPad, una tablet, una Mac, un proyector que usaba para dar la charla técnica… También robaron plata y la billetera de mi señora, que para colmo tenía los documentos de la nena”, continúa.El ex jugador de Argentinos Pablo De Muner tiene 36 años y dirige a Independiente Rivadavia de Mendoza.De Muner vive en el primer piso del edificio Millenium en el centro de la ciudad de Mendoza. Cuenta que no es la primera vez que roban allí y subraya que el ex jugador de Godoy Cruz Facundo Silva también lo sufrió en carne propia.“Vivía en el mismo departamento que estoy yo ahora y le entraron dos veces a robar. La seguridad en el edificio es pésima”.Según sospecha, los delincuentes habrían ingresado por la ventana de la cocina. Si bien da al vacío, podrían haber accedido a la zona a través de una obra en construcción lindera.“Por suerte no se animaron a más. Y por suerte estaba yo, que había llegado de Rafaela ese mismo día”, advierte el ex jugador de Argentinos Juniors y San Martín de Tucumán, entre otros clubes.Pablo De Muner en su etapa como jugador de la Selección Sub 20. AFPA partir de este incidente, De Muner decidió mudarse para resguardar la seguridad de su familia. Ya tienen las valijas listas para irse a un hotel hasta tanto consigan una vivienda estable. Aunque reconoce: “En el club no estamos bien y si perdemos el próximo partido no sé qué puede pasar”.Independiente Rivadavia viene de empatar 1-1 ante Atlético de Rafaela y jugará el próximo martes como local frente a Boca Unidos por la fecha 17 de la B Nacional. El equipo no encuentra rumbo: desde la llegada de De Muner ganó uno de los siete partidos que disputó y está en el fondo de la tabla con 14 puntos.Mientras tanto, el DT se ocupa de tranquilizar a sus hijas. “Están asustadas, es lógico. Me preguntan: ‘¿por qué te roban las cosas de trabajo, papá?’ y no sé qué decirles”.

Fuente