La reestructuración del Ascenso pone en alerta a los árbitros

La Superliga es la estrella del fútbol argentino. Y la semana pasada se resolvió que tendrá el formato del calendario europeo con torneos de agosto a mayo hasta 2020, con cuatro descensos y dos ascenso hasta llegar a la cantidad de 22 participantes. Será el punto final para el Frankestein de 30 equipos que gestó Julio Grondona. Y por estas horas, el Ascenso sigue el camino de la reestructuración.Sin ir más lejos, este miércoles se llevó a cabo una reunión del Consejo Federal en el que se aprobó la eliminación de los torneos Federal B y C para darle paso al Torneo Regional Federal Amateur en 2019. La idea es que formen parte de este nuevo campeonato un representante de cada liga local a lo largo del país. No obstante, en la primera edición estarán los 140 clubes que conservaron su plaza el año pasado y los 16 que ascenderán del Federal C vigente. Después, tendrá uno o dos representantes que deberán ganarse su derecho a participar en los 223 torneos provinciales.Esta situación puso en estado de alerta a los referís. Desde el Sindicato de Arbitros de la República Argentina (SADRA) hay preocupación porque la reforma reducirá en un gran porcentaje el trabajo de sus afiliados. “Hay 600 árbitros del interior, entre jueces principales y asistentes, que se verán perjudicados por estos cambios”, le dijo Guillermo Marconi, secretario general del gremio, a Clarín. Y en ese sentido, el 9 de marzo habrá una Asamblea en la que se definirán los pasos a seguir.De los 153 equipos del Federal B y los 350 del Federal C, pasarán a ser 156 en el primer Torneo Regional Federal Amateur. Al reducirse de forma drástica la cantidad de partidos, los hombres del silbato perderán posibilidades. “Se viene una larga discusión”, afirma Marconi.El próximo paso en la renovación de las categorías menores llegará con el Federal A, que pasará de 39 a 32 equipos, y la B Nacional. La Segunda División del fútbol argentino promete traer polémica. Hay una idea dando vueltas de armar dos zonas, una Metropolitana y otra del Interior para poder recortar los gastos de logística y traslado con la participación de 40 equipos.Otra posibilidad es jugar con la actual cantidad de equipos (25) en dos zonas, Sur y Norte, de acuerdo a la ubicación geográfica. De esta forma, se evitará que Brown de Puerto Madryn tenga que jugar con Gimnasia y Esgrima de Jujuy, por citar un caso emblemático.

Fuente