Visita estos hoteles que enfocan sus servicios en el deporte y la vida saludable

El área de check-in del Hotel at Midtown de Chicago parece más un club de fitness de alto nivel que un resort. Los padres van con sus hijos a jugar a tenis. Las mujeres practican yoga. Los empleados están detrás de una mesa de granito y saludan a los huéspedes como si fueran viejos amigos.Eso es porque es un club deportivo. Un enorme y privado club de tres niveles llamado Midtown Athletic Club envuelto de madera y piedra, con grandes ventanales que dejan entrar la luz natural. En el cuarto y quinto piso del mismo edificio hay 55 tranquilas habitaciones de hotel (de USD 225 a USD 250 la noche), incluyendo la V Suite que pronto abrirá, diseñada por la firma de Venus Williams, V Starr Interiors (el arte de Serena Williams también estará presente en la sala de tenis). Desde el momento en que ingresan, los huéspedes del hotel son arrastrados a un sinfín de actividades físicas.”Hay una verdadera energía porque todos los miembros entran en ese flujo”, dice Steven Schwartz, presidente y CEO de Midtown Athletic Clubs, que tiene ocho centros de fitness pero solo un hotel. “No es como un hotel típico, donde estás sentado en el vestíbulo y te sientes como un transeúnte. Sientes que perteneces a ese club”.Y tiene razón. La energía es contagiosa y más que suficiente para motivar a un huésped a aprovechar al máximo las extensas instalaciones. Es un patio de recreo para la salud, con 15 canchas de tenis cubiertas, varias piscinas, simuladores de golf, un estudio de alta tecnología para practicar ciclismo (con más de 200 clases a la semana), un ring de boxeo, campos de césped cubiertos y al aire libre, un spa y un montón de terreno para hacer Bodycombat. Los huéspedes del hotel tienen acceso a todos los privilegios de los miembros, pero sin la cuota de la membresía, que tiene un costo de USD 200 al mes.Midtown Athletic Club es un club de fitness de primera línea que también es un resort. Mientras que muchos hoteles ponen mayor énfasis en la aptitud física (colocando alfombras de yoga y equipos de entrenamiento en las habitaciones, ofreciendo programas que permitan a los huéspedes pedir prestado ropa y zapatos para correr), varias propiedades de todo el país incitan al huésped a hacer ejercicio. Las empresas pueden organizar una reunión en el Hotel at Midtown y también coordinar una clase de boxeo en grupo o en bicicleta. Los residentes del Bucktown y Wicker Park, que también hacen sus reservas, están esperando sudar. “Muchos son parejas jóvenes que han dejado al hijo con la suegra. Vienen al club por un día, hacen ejercicio, se dan un masaje, cenan y luego se van a casa al día siguiente”, comenta Schwartz. “Y viven a pocas cuadras de aquí”, apostilla.En el Houstonian Club de Houston, puedes pagar de USD 15,000 a USD 29,000 al año para ser miembro de un lujoso centro deportivo. O puedes gastar USD 340 para pasar la noche en el Houstonian Hotel, Club & Spa para probar la buena vida, que incluye tres piscinas, nueve canchas de tenis, más de 200 clases de ciclismo, yoga y pilates, sesiones de boxeo y una pista al aire libre que se conecta con senderos cercanos. Además cuenta con cuatro restaurantes y un spa.”Es un buen negocio. Tienen acceso a un club que es muy exclusivo. Tiene todas las comodidades por las que nuestros miembros pagan mucho dinero”, remarca Cher Harris, gerente general de Houstonian Club.El hotel se encuentra cerca del Memorial Park y el Houston Galleria, lo que brinda a los huéspedes un fácil acceso a la ciudad o un escape de la misma.Harris dice que el club es especialmente conocido por los expertos en la industria de la aptitud física, y los clientes pueden inscribirse en una sesión individual de entrenamiento personal, practicar deportes acuáticos, de raqueta, pilates y otras cosas.”Tenemos personas que viajan tanto que es una necesidad tener un buen gimnasio disponible cuando están fuera de casa”, dice Harris. “Creo que los huéspedes del hotel están exigiendo más”.Los clientes de Los Angeles Athletic Club Hotel se alojan en una habitación (desde USD 259) en los pisos superiores del edificio de estilo Beaux-Arts y pueden tomar un ascensor (o subir las escaleras) para ejercitarse en el club privado, que está situado entre el quinto y el noveno piso. Mientras que los miembros pagan de USD 122 a USD 185 al mes por venir aquí, todos los huéspedes del hotel están inscritos en una membresía llamada “Olive Club”, que permite el acceso al club y a otras áreas.”Tenemos un edificio de 12 pisos y nuestros tres pisos superiores son habitaciones de hotel, y luego todas las otras plantas son servicios e instalaciones deportivas”, afirma Cory Hathaway, asistente del gerente general de LAAC. “Mientras que un hotel normal tendría uno o dos pisos de ese tipo de servicios, y el resto serían habitaciones de hotel”, comenta al respecto.La historia del club se remonta a 1880, cuando se fundó como el primer club privado de la ciudad. En aquel entonces, los miembros del club podían quedarse en las habitaciones, que se asemejaban a los dormitorios. En la década de los setenta, esas habitaciones se convirtieron en habitaciones de hotel. El club también alberga un spa, un restaurante y un bar.Más allá de las aproximadamente 70 clases que se ofrecen por semana, con yoga, entrenamiento, aeróbic, cardio, kick boxing, ciclismo…, el LAAC tiene instalaciones para squash y raquetball, canchas de voleibol y baloncesto, y una piscina cubierta que fue diseñada cuando se construyó el club. Hathaway dice que los huéspedes, a veces, se acercan después de reservar una habitación y coordinan una sesión individual con uno de los entrenadores del club para practicar baloncesto, squash, natación u otras actividades.El enfoque de la aptitud física ayuda a los viajeros a mantenerse en forma e incluso mejorar sus rutinas de entrenamiento. Hathaway también dice que ofrecen la oportunidad de probar algo nuevo y jugar al cardio turístico.”Alguien que nunca se interesó realmente en la natación para mantenerse en forma puede venir y probar eso. Pueden subir al noveno piso y probar el yoga. Puedes probar muchas cosas diferentes relacionadas con el ejercicio durante tu estadía”, comenta.

Fuente