El respaldo de Mauricio Macri a Federico Sturzenegger en medio de la pelea por la inflación

Mauricio Macri hizo un esfuerzo político para intentar cicatrizar las peleas internas en el gabinete económico por la inflación.También, para desmentir las insistentes versiones sobre la salida de Federico Sturzenegger del Banco Central. Ocurrió el martes y fue en el G-20 frente a la comunidad internacional. Lo hizo porque la difusión de las fuertes diferencias internas en el gabinete económico llenan de incertidumbre la economía.La pelea de fondo es entre Sturzenegger y Mario Quintana, y la discusión es sobre el rumbo de la estrategia cambiaria y monetaria. Macri decidió alterar el rígido protocolo del G-20 y fue el propio Presidente el que –en forma inusual para estos encuentros- pidió cerrar la convención. Se paró frente a todas las figuras internacionales y al lado del jefe del Banco Central. Fue un respaldo en medio de los rumores.Después se sacó una foto armada y distribuida en forma oficial: dándole la mano a Sturzenegger y en simultáneo abrazándose con Nicolás Dujovne. Fue un gesto político, para intentar desmentir las peleas internas por la economía. La marcha económica fue uno de los temas que hablaron los máximos referentes políticos del PRO en una cumbre secreta en Olivos: almorzaron a solas Macri, Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Macri estaba contento con el público respaldo de Christine Lagarde al gradualismo.Christine Lagarde, titular del FMI, y el presidente Mauricio Macri.(David Fernandez/AP)La titular del FMI dio su aval en medio de múltiples críticas de la comunidad económica local por cierta inacción ante los desequilibrios. Hubo un trabajo previo del Palacio de Hacienda. El argumento central es político: al staff del FMI que preparó la visita se le enviaron “papers” con las mejoras y con un mensaje directo. Fue el siguiente: el ajuste del déficit fiscal se puede hacer más rápido, pero implica asumir el riesgo político de que vuelva el populismo a la Argentina.En otras palabras, para que Macri sea reelegido, hay que postergar cualquier ajuste hasta 2019. Así el Gobierno utilizó – otra vez –a Cristina para meter miedo y ahora lo hizo con el FMI. Lagarde recibió similar mensaje en reuniones privadas con Daniel Artana, Pablo Guidotti. Miguel Kiguel y Roque Fernández. Se trata de economistas de diálogo abierto con Dujovne. Además habló en secreto con los empresarios preferidos del Presidente: Miguel Migoya, de Globant y Marcos Galperín, de Mercado Libre. El mensaje fue similar: existen problemas, pero mejor es Macri que la vuelta de Cristina.​En la Casa Rosada existe una sola explicación para la liberación de Cristóbal López y no es jurídica.La cumbre de Olivos ocurrió en simultáneo con la liberación de Cristóbal López. En la Casa Rosada existe una sola explicación para la decisión y ésta no es jurídica. Eso se escuchó en las reuniones del equipo que trabaja una respuesta a la Justicia. Esos encuentros los conduce Mario Quintana y participan José Torello, Alberto Abad, Germán Garavano, Leandro Cuccioli y Bernardo Saravia Frías.En la Casa Rosada también se insiste en que Ricardo Echegaray actuó sobre el tribunal. El ex titular de la AFIP habría hecho advertencias con informes patrimoniales que guardó de muchas personalidades de la Justicia. Echegaray fue, después de López, el principal beneficiado por el bochornoso fallo. El ex alto funcionario del kirchnerismo armó la estructura legal para permitir el fraude de 8 mil millones de pesos. Aún nadie se explica cómo sigue impune. Destildó al “Zar del Juego” de los alertas de la AFIP sobre los que no pagaba. La Casa Rosada, a poco de asumir -increíblemente- pensó dejarlo en el cargo.Macri sabía con antelación que el fallo iba a favorecer a López. Hubo acercamientos con el tribunal, que no prosperaron. Gustavo Arribas dice que no contactó a los jueces pese a las versiones en contrario.Cristóbal López saliendo de la cárcel de Ezeiza. (Foto David Fernández)El equipo que lidera Quintana ayer tomó una decisión: pospuso la fecha para presentar la apelación. Iba a ser hoy y ahora será la semana próxima. Se sabe que Cristóbal López – por lo menos – ganó un tiempo importante para seguir operando.Tiene una contra central: la intervención de Oil Combustibles complica a los funcionarios judiciales. Ahora, los interventores son responsables de la insolvencia futura de la compañía y evaluarían – en unas semanas -decretar la quiebra si no logran restablecer un flujo para que funcione la petrolera. Eso dejaría un tendal: serían víctimas del “Zar del Juego” periodistas, trabajadores y figuras como Marcelo Tinelli.Arribas – el mandamás de la AFI – estuvo activo en aclaraciones: también afirma que no se reunió con el director de Cambridge Analytica que estuvo en Buenos Aires. Se trata de Mark Tumbull, uno de los tres directivos que admitieron frente a la TV británica que hicieron campañas sucias en Argentina.Estaría confirmado que Tumbull estuvo en Buenos Aires entre el 19 y el 20 de marzo de 2017. En vísperas de la elección de medio termino. Se insiste que trabajaron y fue en un distrito electoral importante. Marcos Peña también desmintió encuentros y negociaciones con el ejecutivo de las campañas sucias.La posición de Arribas y Peña garantiza un choque político fortísimo: la diputada Graciela Camaño está preparando una denuncia contra ambos, a quienes acusará de organizar “bullying político” utilizando las redes sociales.

Fuente