Amalia Granata puso en duda la denuncia de Josefina Pouso contra Roberto Pettinato

La polémica entre Josefina Pouso y Roberto Pettinato parece no tener fin. Después de la denuncia que hizo la expanelista de Un mundo perfecto (América), donde contó que el conductor la acosaba y la maltrataba, Pouso pidió que hablaran quienes estuvieron en aquella época en el programa, para acreditar sus dichos. Y mencionó a Amalia Granata y a Nacho Goano como dos testigos presenciales que podrían aseverar su relato. Por tal motivo, la gente de Intrusos (América, a las 13) fue a buscar el testimonio de Amalia, quien accedió a hablar del tema, pero su opinión lejos estuvo de lo que esperaba Josefina de ella. Es más, casi que la contradijo.Mirá también Felipe Pettinato publicó una insólita carta en defensa de su padre frente a las denuncias de acoso “Ella dijo que Nacho Goano (otro integrante del programa) y yo no la defendimos de lo que pasaba con Pettinato. La verdad es que lo que nosotros veíamos era una relación consensuada, como buena onda mutua. Ella no me vino a decir ‘che, la estoy pasando mal’. La verdad es que eso no pasó. ¿Si vi situaciones incómodas? No al contrario”, sorprendió.Mirá también Josefina Pouso se quebró y explotó contra Roberto PettinatoY contó una interna que pudo haber generado la pelea entre Pettinato y Pouso. “Cuando ella renuncia al programa, hace una declaración en una revista. Le preguntan por rumores de romance con Pettinato y dice que no, pero ‘si estaría con él ¿qué?’ Y parece que a la mujer de Roberto no le gustó. Y ahí Pettinato se enojó. Sí doy fe que le hizo la vida imposible al aire. Fue un tiempito en el que la pasó mal al aire”, reconoció. Mirá también Roberto Pettinato respondió con ironía a las denuncias por acosoAnte la consulta de si dudaba de la denuncia de su excompañera, Granata fue contundente: “Si ella lo dice, así será, qué se yo. Sí recuerdo que alguien que estaba en su camarín cerca me pedía venir al mío hasta la hora del programa porque escuchaba cosas… pero no sabíamos que la pasaba mal cuando se escuchaban esas cosas. Pensamos que era consensuado y lamento en el alma enterarme de que ella haya vivido una situación así. Pero en ese momento todo el equipo pensaba que su relación con Roberto era consensuada. Sí, en el camarín pasaban cosas, se escuchaban cosas que incomodaban a alguien del equipo que venía a mi camarín”, ironizó. Dando a entender que ellos se encerraban en el recinto y tenían sexo, pero de común acuerdo.

Fuente