Aborto: discursos encendidos en la tercera audiencia de debate

Por tercera vez este martes se desarrolló en el Congreso el debate por la despenalización del aborto con 44 expositores: 22 a favor y 22 en contra. Sin embargo, en esta oportunidad a diferencia de las reuniones anteriores, se pudieron escuchar discursos más fuertes en reclamo de la aprobación de la ley.

El plenario de las comisiones de Legislación General, de Salud, de Familia y de Legislación Penal recibió nuevamente a médicos, juristas y figuras mediáticas que se expresaron en ambos sentidos sobre el proyecto en debate e incorporaron la discusión sobre la objeción de conciencia.

Uno de los discursos más fuertes fue el de la coordinadora nacional de MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), Raquel Vivanco, quien expuso mostrando una bombacha con el fin de responder a Lorena Fernández, una mujer de la Villa 31 que la semana pasada sostuvo que “las que abortan son unas trolas” que “piensan con la bombacha”.

“Usan a una mujer humilde para insultarnos. Se dijo que las que abortábamos somos borrachas, trolas, que pensamos con la bombacha y no con la cabeza. ¿Ese es el nivel de discusión de quienes están en contra del aborto?”, disparó la activista.

En ese momento, la interrumpió la diputada oficialista Cornelia Schmidt-Liermann, quien respaldó a Fernández y cuestionó a Vivanco por criticar a una mujer que “no se puede defender”, razón por la cual el presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, debió poner orden, según consignó Noticias Argentinas.

El presidente de la Comision de Legislacion Gral., Daniel Lipovetzky, junto a la diputada Victoria Donda, durante el debate realizado en el Congreso sobre la legalización del aborto.

A su turno, la actriz Muriel Santa Ana contó que se hizo un aborto a los 23 años en un consultorio privado, acompañada por su madre y su hermana. “Yo tenía la plata y no tuve que recurrir a una sonda, a una aguja de tejer ni a un sucucho sórdido”, narró y agregó: “Yo no deseaba ser madre forzadamente”.

“Acá no se trata de debatir, de discurrir sobre los límites de la vida y de la muerte. Acá se trata de aborto clandestino o legal. El aborto existe, existió y existirá, legislen lo que legislen”, sentenció.

La abogada Natalia Volosin criticó las exposiciones de los detractores del proyecto y señaló que “las creencias personales no interesan en este debate, en el marco del sistema democrático el deber es atender a las razones públicas. Es razonable escuchar a las religiones, solo si ofrecen argumentos. Un dogma no es una razón”.

El médico y docente de la UBA Fabián Portnoy, consideró que “es imprescindible despenalizar el aborto” y señaló que “los mal llamados ´grupos pro vida´ piensan que para disminuir el aborto hay que mantenerlo prohibido” pero “los países que lo han legalizado, en pocos años, los disminuyeron”.

“Bélgica y Alemania, luego de legalizar el aborto, lo disminuyeron. En la ciudad de México, el 90% de las mujeres que se practican un aborto salen de allí con una cobertura de métodos anticonceptivos”, agregó.

Otros testimonios a favor

Analía Mas (Abogada Flgbt): “El Estado laico es el único que permite la convivencia pacífica entre quienes tienen distintas opiniones, el derecho no es el brazo armado de ninguna moral religiosa”.

Pío Iván Gómez Sánchez (Ginecobstetra y epidemiólogo): “Cada quien vive su propia realidad, mis creencias sólo tienen validez para mí”.

Darío Sztajnszrajber (Licenciado en Filosofía. Profesor en FLACSO): “Una mujer que no decide sobre su cuerpo es una ciudadana de segunda, es un tema político, no metafísico”.

María de los Ángeles Roberto (Teóloga): “No podemos hacer decir a la Biblia aquello que no dice: el quinto mandamiento no era de aplicación universal, se podía matar a los extranjeros, a las mujeres adúlteras, de ninguna manera se podía incluir a los embriones. El patriarcado eclesiástico es el que quiere hacer creer a las mujeres que son asesinas si pretenden abortar, pero no hay un mandamiento que diga ‘no abortarás'”.

Agustina Ramón Michel (Abogada): “La penalización del aborto reproduce la desconfianza en la capacidad de las mujeres para tomar decisiones, donde otros, como jueces, médicos y maridos fueron puestos como guardianes de nuestras decisiones”.

Julia Mengolini (periodista): “Acá se dijo que las que abortan son unas trolas. Se llegó a hablar del peligro de despoblar el país. Como si despenalizar el aborto anulara el deseo que las mujeres todavía tienen de ser madres”.

Testimonios en contra

Rodolfo Keller (Médico pediatra y neonatólogo): “Es como si para terminar con la pobreza matáramos a los pobres”.

Juan Gregorio Navarro Floria (Profesor UCA): “Se obliga a realizar abortos aun a aquellos que tienen profundas objeciones en contrario”.

Pablo María de la Torre (pediatra y secretario de Salud de San Miguel): “El post aborto es desvastador: he visto sus secuelas psíquicas como depresión, intentos de suicidios y hasta recaídas de salud cercanas a la fecha del aborto”.

Paola Scarinci de Del Bosco (Profesora de Ética y Filosofía de la Universidad Austral): “Para que haya libertad y pluralidad, es necesario que todas las personas nazcan”.

Gustavo Volpe (ProVida Rosario): “Nunca ninguna madre se arrepiente de haber dado a luz a su hijo”.

Patricia Ruiz Moreno (ex diputada): “En el acto del aborto se opone la libertad de las mujeres en detrimento de la vida de otra mujer: en caso de que en el vientre materno se halle una persona de sexo femenino, se produce una situacion de alta discriminación”.

Fuente