Paraguay elige Presidente en un ambiente electoral marcado por el escepticismo

Ante el escepticismo general que mostró el electorado en las últimas semanas, las autoridades temen que haya una alta abstención en los comicios generales de este domingo en Paraguay, donde sólo dos candidatos cuentan con chances reales de ganar la Presidencia, ambos de partidos conservadores.La abstención electoral suele ser en Paraguay de casi el 40 por ciento. El sector de entre 18 y 24 años, que representa el 20,73 por ciento del padrón, es históricamente el que menos concurre a las urnas. En los comicios generales de hace cinco años, donde ganó Horacio Cartes, más del 20 por ciento de los jóvenes se abstuvo de dar su voto.Por este motivo los candidatos enfocaron su campaña hacia los jóvenes, tratando de conseguir respaldo entre los más escépticos con promesas de crecimiento económico y empleo pleno, un reclamo permanente de la juventud.Mirá también Elecciones en Paraguay: caras nuevas, viejas políticasEl favorito, según coinciden los últimos sondeos de las dos principales encuestadoras, es Mario Abdo Benítez, de 46 años, candidato del gobernante y conservador Partido Colorado, que tiene entre 53 y 55 por ciento de intención de voto.En segundo lugar está el abogado Efrain Alegre, de 55, representante de la alianza Ganar, formada por el Partido Liberal, el mayor de la oposición, y la concertación de izquierda Frente Guasu, que lidera el ex presidente Fernando Lugo. Alegre, de acuerdo a las encuestas, cuenta con 34 por ciento de intención de voto.Mario Abdo Benitez y Efrain Alegre, en la competencia electoral por la presidencia de Paraguay. (Reuters).Los otros ocho candidatos, del más diverso arco político, apenas logran el 2% o el 4% de respaldo, sin chances en la competencia electoral.Tanto Abdo Benítez como Alegre son exponentes de tradicionales partidos conservadores y acérrimos críticos de propuestas como el matrimonio homosexual, educación sexual o aborto libre.Abdo Benítez se presenta como el recambio joven y moderno del Partido Colorado, mientras Alegre busca mostrarse como el representante de los sectores más populares. Este es el segundo intento consecutivo de Alegre de conseguir la Presidencia con apoyo de la centroizquierda.El ganador de estas elecciones sucederá a Horacio Cartes, un magnate del tabaco que entregará el mando el 15 de agosto para un período de cinco años, sin posibilidad de reelección según marca la Constitución.Ambos candidatos dieron a conocer propuestas de gobierno similares, con énfasis en la necesidad de captar inversiones extranjeras para generar empleo en un país que pese a haber sido en los últimos años uno de los que más creció en la región tiene una tasa de pobreza de 28,9% y un desempleo de 8,3%, según la estatal Dirección de Estadísticas y Censo.Los dos también coincidieron en la necesidad de reformar el desprestigiado Poder Judicial, cuestionado por las dilaciones en los procesos, la manipulación de expedientes y las denuncias de corrupción contra varios magistrados.“Prometo que cuando sea presidente honraré el voto del pueblo fortaleciendo las instituciones para luchar contra los mayores vicios de la democracia: corrupción e impunidad”, dijo Abdo Benítez en el cierre de campaña, y anunció que si gana aumentará al 7% del PBI el presupuesto de educación.Alegre buscó otro perfil. “Voy a ser presidente del pueblo paraguayo, presidente de los obreros y de los trabajadores, de la clase media, del agricultor, pero no voy a ser el presidente de los ricos. Ellos no necesitan presidente”, afirmó. Y prometió: “La educación va a ser gratuita, secundaria, primaria y también universitaria para que todos los paraguayos, los hijos de los obreros y campesinos, puedan acceder a la educación”.Hay poco más de 4.200.000 electores habilitados para votar en estos comicios, donde también se elegirán 45 senadores, 80 diputados, 17 gobernadores departamentales y 18 legisladores del Parlasur. En el exterior suman 38.000 los paraguayos que podrán sufragar: se concentran en Estados Unidos, España, Argentina y Brasil.Según el asesor del Tribunal Superior de Justicia Electoral, Luis Alberto Mauro, cuatro horas después del cierre de los comicios ya se sabrá quién es el ganador. “A las cuatro de la tarde se cierran los comicios. Yo creo que cuatro horas después,entre ocho y ocho y media, ya vamos a tener procesados más del 90% de los votos”, dijo al diario ABC.

Fuente