“Compre Argentino”, sinónimo de fortalecimiento industrial

El proyecto de ley de “compre argentino”, uno de los proyectos que se debaten hoy en el Senado de la Nación, constituirá una herramienta poderosa que permitirá al Estado utilizar toda su fuerza de compra para desarrollar proveedores de origen nacional que lo abastezcan. Esta ampliación de la actual ley 25551 pone a las pymes de nuestro país en un lugar de preferencia, que les corresponde, luego de años de trabajar duramente; va a permitir que la inversión que realiza el Estado vuelva a los argentinos.El objetivo es que las grandes compras del Estado sean un impulso para el desarrollo de una industria competitiva y de calidad. Se trata de una medida que apunta al desarrollo argentino y que ya fue implementada por los países industrializados para mejorar el potencial productivo de las pymes. Cabe señalar que para la elaboración del proyecto de ley de “compre argentino” el Ejecutivo siguió los lineamientos de países modelo en este tema, como Israel, Estados Unidos, México y Brasil.En la actualidad, las compras públicas representan en Argentina más del 5% del PBI y el 2,5% del empleo. Durante los próximos 8 años el sector público invertirá 200 mil millones de dólares en sectores como infraestructura, energía, salud, telecomunicaciones, bienes industriales, servicios y tecnología, según datos del propio Gobierno, donde también señalan que, con una integración de productos nacionales del 40% en las compras que realice el Estado, se podrían generar 70 mil nuevos puestos de trabajo en los próximos años.Con lo cual, se trata de una iniciativa que beneficia claramente a las empresas nacionales, en particular a las pymes, pues les otorga una preferencia al momento de la adjudicación de la licitación de una compra del Estado de hasta un 15 % para las mipymes y las cooperativas, y de un 5% a 8% para las grandes empresas.La norma dará preferencia a aquellos proveedores que ofrezcan bienes con mayor componente nacional, lo que incrementa el margen de preferencia en la medida que aumente el grado de integración nacional del producto.La norma contempla acuerdos de cooperación productiva, que obliga al proveedor que ofrezca bienes o servicios no producidos en el país a subcontratar el 20% del valor del contrato con empresas pymes argentinas. Por otra parte, en los casos que sea posible, se deberá incluir contratos de transferencia de tecnología, lo que les permitirá a las pymes adquirir nuevas capacidades de producción.El proyecto establece que un bien o un servicio será considerado nacional cuando ha sido producido o extraído en la República Argentina, siempre que el costo de su materia prima, insumo o materiales no supere el 40% como criterio general. Asimismo, establece un proceso de selección de contratista a la administración pública, por medio del cual se deberá preferir la adquisición de bienes de origen nacional y contratar obras y servicios con proveedores locales. La norma incluye a las empresas y las sociedades del Estado y a toda organización empresarial en donde el Estado posea participación mayoritaria, los fondos fiduciarios integrados mayoritariamente con bienes del Estado nacional, el Poder Legislativo de la Nación, el Poder Judicial de la Nación, el Ministerio Público de la Nación y Camesa. Por su parte, YPF deberá implementar un programa de desarrollo de proveedores nacionales.Este es un proyecto de ley que beneficia a todos los sectores, a las empresas nacionales, en especial las pymes, pues les otorga un margen de preferencia y además les reserva una cuota de mercado; a los ciudadanos, pues se incrementará la oferta de trabajo; y al Estado nacional, porque logra desarrollar proveedores nacionales que aseguren, en especial en áreas estratégicas, al abastecimiento para su normal funcionamiento.Es importante señalar que durante mucho tiempo la situación de las pymes en nuestro país fue muy preocupante. Los pequeños y medianos empresarios se tuvieron que enfrentar a una realidad muy dura. Sabemos que revertir esa situación lleva tiempo, pero se están dando pasos en ese sentido y este es uno de ellos. Estamos en presencia de una política activa que pretende proteger y estimular a las pymes nacionales, incrementado su cuota de mercado y dando origen a alianzas estratégicas con el Estado. Hoy en día es fundamental desarrollar proveedores argentinos en sectores estratégicos para dar impulso de la industria, la diversificación de la matriz productiva y la promoción de la competitividad. Esta norma, junto con otras, como la ley pymes, la ley de emprendedores, la reforma impositiva, la ley de desarrollo productivo, brindará un marco propicio para que las empresas nacionales puedan progresar.

Fuente