¿Le contarías el Mundial 78 a Diego Maradona?

“Desafortunadamente sólo 18 jugadores pueden entrar, pero no es una cosa para preocuparse. Hay muchos partidos y habrá sitio para todos”. Con esta La frase de Frank Rijkaard, el técnico de Barcelona en 2005, justificaba la decisión de dejar afuera del partido final de vuelta ante el Betis por la Supercopa de España a Lionel Messi, Maxi López y Damiá. El 20 de agosto, el Barcelona fue campeón (ganó 3-0 la ida en Sevilla y perdió 2-1 en el Camp Nou) y los argentinos observaron los festejos desde la platea. Ni se atrevieron a bajar al campo de juego. No recibieron medalla. No aparecen en las fotos de festejos. No fueron campeones. Sin embargo, desde el Barcelona y la mayoría del mundo futbolístico le suma a Messi esa conquista y le otorgan 32 en lugar de 31 títulos. La semana del 13 al 20 de agosto de 2005 fue inolvidable y al mismo tiempo dolorosa para el joven Messi de 18 años. Recién empezaba en el Barcelona, apenas había jugado 9 partidos (un gol) en la temporada 2004/05 y el holandés Rijkaard lo llevaba de a poco al equipo principal. Fue uno de los 19 jugadores que viajó a Sevilla para estar en el partido de ida ante el Betis pero se quedó afuera por una molestia estomacal. “El técnico decidió a última hora prescindir de él, ya que la reglamentación de la Supercopa solo permite contar con 18 efectivos en total”, se lee en el diario deportivo español Mundo Deportivo.Al día siguiente, Messi viajó a Budapest, ya que había sido convocado por José Pekerman para el amistoso ante Hungría. El 17 de agosto de produjo su debut en el seleccionado. A los 18 minutos de la parte final ingresó por Lisandro López. A los 43 segundos de haber ingresado al campo de juego, recibió un pase de Lucas Bernardi, comenzó a encarar, y un tal Vilmos Vanczák lo agarró de la camiseta. Messi quiso quitarlo de su camino, pero el árbitro alemán, Markus Merk, entendió que le había pegado un codazo al rival. Tras las protestas y 47 segundos más tarde, Leo recibió la tarjeta roja. Afuera. Se agarró la cara, no entendió, se sintió mal. En total, estuvo 90 segundos en la cancha. Regresó a Barcelona, recibió el apoyo de todos sus compañeros, el cuerpo técnico y la dirigencia y se preparó para estar en la revancha, decisiva, de la Supercopa. Rijkaard trabajó con 21 jugadores y eligió a 18. Messi, junto con Maxi López y Damiá, se quedó afuera. Como le sucedió a Diego Maradona, junto con Víctor Bottaniz y Humberto Bravo, el 19 de mayo de 1978, cuando César Luis Menotti dio la lista definitiva de los 22 jugadores para el Mundial. El Barcelona y la mayoría del mundo futbolístico le suman la Supercopa 2005 a Messi como un título más. Pero son 31 con el de ayer y no 32 como Andrés Iniesta, por ahora el más ganador de la historia del club. Messi, quien desde hace casi tres años es el más argentino más ganador de la historia, también podrá quedarse con ese récord culé. Por eso cabe la pregunta: ¿le contarías el Mundial de 1978 a Diego Maradona?César Menotti y Diego Maradona durante una práctica de Barcelona en la temporada 1982/83.

Fuente