Usan camiones camuflados para “pescar” conductores distraídos

Según datos públicos, en Gran Bretaña muere una persona cada 10 días por usar el teléfono mientras conduce. Un flagelo que preocupa a todas las autoridades viales y de seguridad en el mundo. Para tratar de disminuir los riesgos en Inglaterra implementaron un programa denominado Operación Tramline, que utiliza camiones camuflados con el objetivo de “pescar in fraganti” a conductores distraídos. Para esto, las fuerzas utilizan camiones particulares (sin ningún tipo de identificación policial) conducidos por agentes de tránsito y equipados con varias cámaras para captar todo lo que sucede a su alrededor. camiones camufladosUna vez identificado el infractor, se transmiten las imágenes de las maniobras sancionables a los patrulleros y motos que siguen al camión a la distancia, y que serán los encargados de la detener y aplicar la multa correspondiente. Todas las imágenes, que será utilizadas como pruebas, quedan registradas en un sistema.Camiones camufladosLa posición de conducción elevada facilita ver qué ocurre en el interior de los vehículos cercanos. Actualmente hay tres camiones en la flota de la policía inglesa, aunque teniendo en cuenta los buenos resultados se están planteando la ampliación.camiones camufladosHasta el momento se ha conseguido detener a más de 4.000 infractores. Y si bien dos tercios de las multas labradas son por uso indebido del celular (enviando mensajes o mirando la pantalla con el teléfono en las piernas) también se han enviado “boletas” por maquillarse, comer o fumar mientras se conduce.

Fuente