La tremenda confesión de Andrea Rincón como víctima de violencia de género

Andrea Rincón (33) visitó el diván de Cortá por Lozano (Telefe, a las 14.30) y se emocionó por su gran presente laboral en 100 días para enamorarse (Telefe). Eso sí, en la entrevista con Verónica Lozano no pudo evitar recordar su dura etapa de lucha contra la adicción a las drogas y, además, relató un duro episodio de violencia de género que vivió en su pasado. “Me golpeó una pareja…Y lo denuncié”, dijo Rincón, bajo la atenta mirada de Lozano. Luego, Andrea, sin dar el nombre del susodicho, contó la mala experiencia que vivió cuando decidió denunciarlo a la policía: “Cuando hice la denuncia, no me citaron de una comisaría sino de veinte… para mirarme el culo. Fui a un lugar y a otro lugar y me boludeaban de todos lados”.Y reveló detalles escabrosos del nivel de maltrato que recibió: “Me ganó el sistema. No sólo eso. Cómo se manejan los medios y los espacios que le dan a cierta gente. Ese tipo me humilló y no sabés de la manera que lo hizo. Me agarraba de los pelos y me arrastraba por la calle. Me trató de asfixiar con una almohada y decía que se le había metido el diablo en el cuerpo. Me agarró en un balcón y me quería tirar…”.Mirá también Cordera declaró que sus dichos sobre las mujeres los aprendió en la facultadIndignada por lo que le tocó vivir y el destrato que recibió de parte de las autoridades que debían contenerla, además se refirió a la banalización general que hay con estos temas tan sensibles: “Después él terminó dando móviles en un montón de programas porque una chica a la que no quiero ni nombrar lo llevó para que diga barbaridades de mí”. Mirá también Cannes 2018: El tremendo documental sobre Whitney HoustonEn otro pasaje de la entrevista, Rincón se abrió y relató cómo hizo para luchar y salir adelante contra la adicción a las drogas: “Entendí como si todo el tiempo hubiese estado buscando a alguien que me salve y… bueno, nada, me salvé yo. Fui mi propia salvadora. ¿Viste cuando buscás a alguien que te salve? Yo buscaba un príncipe azul, la atención de mis padres y los he vuelto locos, me saqué la lotería con ellos, porque se bancaron todas”.Por último, entre lágrimas, agregó: “A mis viejos les recriminaba todo el tiempo, necesitaba que alguien me salve, como que no me sentía comprendida. No me siento muy parecida a toda la gente que habita este mundo. Vivimos en un mundo en el que la gente es indiferente ante la necesidad del otro y a mí eso me lastima”.

Fuente