Tecnología, exportación y bioeconomía: las claves del Congreso Maizar 2018

En un escenario signado por una de las peores sequías de las últimas décadas y la idea de algunos productores porcinos y avícolas de volver a poner retenciones al cereal, este martes se realizó en Parque Norte una nueva edición del tradicional Congreso Maizar. Bajo el lema “Competitividad con desarrollo”, 58 expositores del ámbito público y privado del sector agroindustrial reflexionaron en 24 paneles sobre uno de los cultivos más importantes del país.En la apertura del evento, que contó con la presencia del secretario de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria, Andrés Murchison, el presidente de Maizar, Alberto Morelli, y el presidente del Congreso Maizar, Alfredo Paseyro, se refirieron a la necesidad de mejorar la competitividad, la posibilidad de incrementar tanto el área de cultivos como su agregado de valor gracias a la apertura comercial del país, y la necesidad de contar con una regulación en materia de biotecnología, entre otros temas que se plantearon como ejes dentro de una estrategia de crecimiento con desarrollo.Mayor uso de tecnologíaCon respecto a la sequía de la campaña 2017/18, según Morelli en el caso del maíz, el rinde promedio nacional será el más bajo de los últimos cinco ciclos. Sin embargo, resaltó: “Aun así, está por encima de los rindes promedio de las últimas dos grandes sequías, en las campañas 2008/09 y 2011/12, en una superficie mucho mayor”. Esto se debe fundamentalmente a que los productores invirtieron más en tecnología.Tomando datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, los productores que utilizan el paquete de mayor tecnología crecieron del 39% al 52%. En la misma línea, el jefe de Gabinete de Agroindustria, Santiago Del Solar, expresó: “Queremos jugar en primera y para eso tenemos que trabajar en estadísticas transparentes, en la desburocratización y en aplicar tecnología a la producción, para que el maíz siga siendo récord”.Morelli, también se refirió a que la eliminación de las retenciones y los ROES se tradujo en un gran incremento del área y la producción del maíz.Al respecto, apuntó algunos números: “Esta última campaña, logramos el récord de superficie sembrada con maíz desde 1940 y el año pasado, exportamos cerca de 24 millones de toneladas de maíz a 122 mercados, por un valor superior a USD 3.800 millones”Cultivos con energíaMirando el futuro, el presidente de Maizar, aseguró que la bioeconomía será una opción cada vez más relevante para enfrentar los desafíos que se vienen, y la Argentina está en camino de ser un actor fundamental. En este sentido, Murchison, explicó el impacto que puede tener la bioeconomía como motor de desarrollo, en un país como la Argentina, donde hay distancias muy grandes a los puertos y muchas oportunidades de desarrollar más nuestras cadenas de valor.Al respecto, Morelli, detalló: “La industrialización de los granos de maíz y sorgo con fines energéticos es una de las actividades de mayor crecimiento en el mundo; la generación de biocombustibles y biogás tiene un impacto central en la economía, a nivel regional, provincial y nacional, y la industria de biomateriales es una de las de mayor sofisticación y tecnología. Y la principal materia prima para producirlos es el grano de maíz”.Hacia el mundoEl comercio internacional de los productos de la cadena crece exponencialmente y esto ofrece una gran oportunidad. Sin embargo, de acuerdo a los datos proporcionados, mientras Estados Unidos transforma internamente el 87% de su producción de maíz y Brasil el 65%, lamentablemente Argentina procesa menos del 35%.En este sentido, el titular de Maizar se refirió a la apertura de nuevos mercados internacionales, especialmente al protocolo firmado la semana pasada para el ingreso de carne bovina argentina a China, y la apertura de carne bovina y ovina desde la Patagonia a Japón. En relación a este último, explicó que “nos permitirá seguir aumentando el área sembrada con maíz en zonas donde hoy no está presente, como es el caso de las provincias patagónicas al sur del río Colorado”.Por su parte, la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, remarcó que el Ministerio está reactivando su agenda internacional y para ello consideró necesario el trabajo y el diálogo con todos los sectores productivos para continuar abriendo mercados, renegociar mejores accesos. “Las perspectivas hoy, son muy positivas”, adelantó Bircher.“Argentina es uno de los principales exportadores de maíz y sorgo del mundo. De acuerdo a los datos de los últimos períodos, exportamos aproximadamente unos USD 4.000 millones por año y nuestros principales destinos son países como Vietnam, Argelia, Egipto y Malasia”Para analizarMorelli hizo gran hincapié en gestionar el riesgo agropecuario y argumentó: “Esta campaña ha mostrado en toda su dimensión los riesgos a los que están expuestos, todos los actores de la cadena”, y enfatizó: “Solo los impactos directos de la sequía sobre el sector agropecuario le costarán a la economía argentina medio punto del PBI”.Para el presidente de Maizar, obras de infraestructura, acciones de mitigación tranqueras adentro relacionadas con buenas prácticas agrícolas, promoción de los mercados de futuros, diseño de herramientas de cobertura con seguros y derivados climáticos, y una moderna ley de emergencia agropecuaria, son algunas de las acciones que permitirían un funcionamiento eficiente del sistema productivo y comercial.En relación a esta problemática, Hugo Rossi, subsecretario de Coordinación Política del Ministerio de Agroindustria, fue claro y contundente: “Tenemos una deuda de 44.000 millones de pesos en infraestructura, en obras hídricas y viales para poder estar al día, para contar con rutas y caminos seguros, para tener la posibilidad de capturar un precio determinado en el momento en el que uno lo desea y poder cumplir con los compromisos de entrega. Eso también hace al riesgo logístico, ya que la mercadería que queda en el campo permanece expuesta al riesgo climático si no puede salir”.A su vez, añadió que las Buenas Prácticas Agropecuarias son una herramienta indispensable para mitigar riesgos agrícolas, y señaló que el Servicio Meteorológico Nacional está en proceso de integrar sus 120 estaciones meteorológicas con otras privadas para poder generar una red total del orden de 400 estaciones que permitan cubrir una mayor porción del territorio nacional.En la lista de las necesidades y reclamos, Morelli recordó que “nuestra situación actual tiene relación directa con el pasado reciente, cuando, a diferencia de hoy, se negaban las estadísticas, se enmascaraba la pobreza y se intervenían los mercados en forma arbitraria”. Por este motivo, les pidió a los legisladores que hoy son oposición que estén a la altura de las necesidades del país, que actúen en forma racional y que planteen soluciones que sean económicamente viables, alejadas del populismo fácil que tanto daño le ha hecho al crecimiento y bienestar del pueblo argentino.Por último, pensando en la siguiente siembra, después de una dura sequía, según Morelli, todo parece apuntar a una muy buena campaña para seguir apostando al maíz. “La demanda internacional sigue firme y contamos con buenos precios futuros, reflejo de la baja de los stocks internacionales. De la mano de la tecnología, si las condiciones climáticas nos acompañan, podremos ir hacia un nuevo récord en superficie y producción”, subrayó.

Fuente