Nuevo ataque de taxistas: lo confundieron con un Uber y le dispararon con un rifle de aire comprimido

Otra vez un grupo de taxistas que se autodenominan “caza Uber” están en la mira por los ataques a automóviles que transportan pasajeros. Esta vez la damnificada fue una usuaria de la empresa Cabify que, en pleno viaje, recibió un disparo de un rifle de aire comprimido. Luego, ella decidió hacer la denuncia a través de las redes sociales. El chofer, en cambio, prefirió guardar silencio porque dijo que ya había sido amenazado.El ataque ocurrió el lunes, alrededor de las 23.30, cuando Jimena volvía del teatro a su casa. “El chofer advirtió que un taxi nos venía siguiendo y justo en la bifurcación de la avenida Córdoba y Estado de Israel se produjo el disparo. Fue un segundo y no lo vimos más porque el taxi siguió por Estado de Israel y nosotros por Córdoba”. El vidrio de atrás del lado del conductor quedó totalmente destrozado. “Sentí la explosión y me asusté. No entendía nada. Por suerte yo estaba sentada contra la otra ventanilla, por lo tanto no tuve heridas y el chofer tampoco. La verdad es que nunca te imaginás que, viajando en un Cabify, te van a pegar un tiro”, contó Jimena.Jimena sacó fotos del ataque que recibió cuando viajaba en un Cabify el lunes a la noche.Cabify es una empresa española de funciona tanto desde un sitio web como desde una aplicación para teléfonos móviles. Su modalidad es muy similar al servicio que ofrece Uber, pero los autos están registrados y todos los choferes tienen licencia profesional. Cabify llegó al país después de Uber, con el argumento de cumplir con todas las normas legales para la explotación de servicios de transporte urbano.Mirá también Nuevos ataques de los taxistas “Caza Uber”: le dispararon a un auto en el que iba un chico y golpearon a un jovenSin embargo, en las redes denuncian que hay choferes que usan las dos aplicaciones, Uber y Cabify, “porque los autos no están identificados, y roban viajes con Uber. Si los paran, se hacen pasar por Cabify pero son las dos cosas”.El auto quedó lleno de vidrios. Nadie resultó herido esta vez.En cuanto a Jimena, ella afirma que es usuaria de Cabify, que incluso al día siguiente volvió a utilizar el servicio. “No quiero vivir con miedo. ¿Hasta cuándo van a sostener esta mafia?”, se pregunta. Y contó que después del ataque sacó fotos al auto y le ofreció al chofer hacer la denuncia pero él no quiso. Es que estos ataques no eran novedad para el conductor. “Le dije de acompañarlo a hacer la denuncia a la policía pero no quiso, dijo que ya había sido amenazado por los taxistas”.Mirá también Más agresiones de los “Caza Uber”, el grupo de taxistas que escracha a conductoresHace una semana, otro taxista “caza Uber” había disparado contra un auto en el que viajaba un niño de 10 años con su niñera. En esa oportunidad, el balazo de goma rompió el vidrio trasero en las esquinas de Libertador y Pueyrredón. El hecho fue denunciado por la mamá del menor en su cuenta de Twitter, donde también expresó que el proyectil “milagrosamente no dio en su cara”.La pasajera hizo la denuncia a través de las redes sociales.Días después, Santiago Elizalde, de 30 años, denunció que un grupo de “taxistas” lo golpeó y le sacó las zapatillas a la salida de un boliche en Costanera Norte en la madrugada de este viernes. El joven relató que todo empezó cuando vio que taxistas le sacaban fotos a la patente del auto que él había pedido por Cabify. Les dijo que pararan y, según relató, le pegaron, le quitaron las zapatillas y se fueron. El conductor también dejó el lugar, aseguró.Mirá también Otra vez los “caza Uber”: rompieron dos remises porque creían que trabajaban para esa empresaElizalde contó en su muro de Facebook que les dijo a los taxistas que el auto que había pedido era “completamente legal” y lo atacaron. “Me golpearon -en la nuca y la espalda- entre varios, me sacaron las zapatillas y se fueron”, indicó.Santiago Elizalde, el joven que fue atacado cuando quería subir a un auto de Cabify. Los “caza Uber” salen en busca de autos que trabajan con la aplicación para hostigar a los conductores con golpes y pintadas en las carrocerías, neumáticos pinchados, vidrios rotos y agresiones a pasajeros.Pintada contra Uber en Juan B. Justo y Nazca. Foto: Jorge Sánchez. La Asociación Civil Taxistas Unidos nuclea a unos de 200 trabajadores y niegan ser responsables. Pero admiten protagonizar trampas, escraches, “cacerías” y hasta llevan una base de datos donde vuelcan las patentes de los autos identificados como de Uber.

Fuente