Con exigencias, se aprobó la fusión entre Telecom y Cablevisión

La Secretaría de Comercio, previo dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, aprobó la operación de fusión entre Telecom y Cablevisión que dará lugar a la primera prestadora de servicios de comunicaciones convergentes. La compañía estará en condiciones de ofrecer servicios de cuádruple play, algo que en el resto del mundo es habitual. En el trámite del expediente que culminó con la resolución, la CNDC dispuso que la nueva compañía debe desprenderse de más de 140 mil clientes de banda ancha fija en 28 localidades en las que su participación de mercado era elevada por la superposición de redes de Fibertel y Arnet, lo que representa el 9% de la base total de clientes de Arnet. Estas localidades forman parte de las 37 en las que Telecom fue señalada por ENACOM como actor con poder significativo en el mercado de la banda ancha fija y pertenecen a las provincias de Córdoba (se incluye la capital mediterránea), Entre Ríos, Buenos Aires, Misiones y Santa Fe. En las otras 9, la empresa deberá cobrar el precio más competitivo que tenga en todo el país. La empresa anunció que, en cumplimiento de esta exigencia de desinversión, procedió a vender esa cartera de clientes a Universo Net., una compañía de servicios de banda ancha y cable por fibra óptica que forma parte de un grupo con operaciones en el interior del país, Chile y Paraguay. Para garantizar la continuidad inmediata del servicio Telecom le arrendará la infraestructura, la provisión de servicio mayorista y la sesión del uso de la marca Arnet. Como resultado de esta transferencia, se mantendrán las participaciones de mercado pre fusión en estas 28 localidades. Esto permitirá el ingreso de un nuevo competidor al mercado de Internet. Además de la desinversión, Telecom deberá abrir su red para que cualquier actual o futuro ISP pueda brindar un servicio de banda ancha minorista a través de ADSL. La CNDC también estipuló una demora de entre seis meses y doce meses, según la región, para que la nueva compañía fusionada pueda brindar sus servicios a través de la modalidad cuádruple play. A esto, se le suman las exigencias de devolución del excedente de espectro radioeléctrico y el acceso a la compartición de infraestructura pasiva para todos los operadores que lo soliciten. Ambas obligaciones fueron también impuestas por el Enacom. Esta fusión se inscribe en un proceso mundial de convergencia en la prestación de servicios de telecomunicaciones fijas y móviles, distribución de video e Internet. Por ejemplo, AT&T, la mayor operadora de telecomunicaciones de Estados Unidos, primero adquirió DirecTV (principal proveedor de DTH de EE.UU.), y luego fue autorizada a comprar Time Warner, dueña de la cadena CNN, HBO y los estudios que portan el mismo nombre. Otra fusión relevante es la de Sprint y T-Mobile, que consolidó al tercer y cuarto operador de telecomunicaciones móviles de los Estados Unidos. La continuadora tendrá alrededor del 30% del mercado norteamericano y el número de competidores relevantes en telefonía móvil se reducirá de cuatro a tres. En febrero de este año el CEO de Telecom, Carlos Moltini, le presentó al presidente Mauricio Macri un plan de inversión para los próximos tres años por U$S 5.200 millones. Este compromiso fue seguido por Telefónica y Claro que anunciaron actualizaciones a sus planes de inversión para los próximos años. Telefónica planea desembolsar cerca de U$S 2.200 millones en el período 2017- 2019, y Claro, U$S 1.000 millones anuales para desarrollar sus redes de telecomunicaciones, con foco en la fibra óptica y las redes móviles.

Fuente