Nuestra tempestad

La tempestad no duerme, se agita incansablemente en Próspero (mi personaje). Pareciera así, por jugar con el sonido de las palabras, que toda “prosperidad” necesita, por fuerza de esta ficción shakespeareana, anclar primero en algún ojo de tormenta para analizar su porvenir.

Fuente