Toda la riqueza de Jujuy, para los paladares porteños

La Provincia de Jujuy posee un importante atractivo paisajístico y un rico patrimonio cultural, productivo y gastronómico. En relación a este último aspecto, en la provincia norteña, comer es una fiesta para todos los sentidos, que se conectan con la tierra de la mano de los productores locales. Los sabores jujeños son únicos, con productos y técnicas culinarias ancestrales que se mantienen vigentes en las recetas transmitidas de generación a generación. Sin conservantes ni enlatados, la comida va “de la tierra al plato”.

Mirá también

Caminos y Sabores: ¡A disfrutar con gusto argentino!

Su cocina gira alrededor del maíz, la papa, el zapallo, los porotos, los tomates, los ajíes, el pimentón -con gran presencia- la quínoa y el amaranto- dos semillas autóctonas de alto contenido nutritivo- y las carnes de llama, vaca, cerdo y cordero. Otros productos que se producen en la región y son incluidos en la gastronomía regional son la palta, el cayote, la oliva, cebollas, ajos e higos. Con estos ingredientes básicos se preparan exquisitos platos como empanadas, tamales, humitas, locro y el asado de llama. Como postres se destacan los quesos artesanales de cabra y quesillos, que pueden acompañarse con miel y vinos artesanales.

Los tamales son un clásico norteño.

Fotos Emmanuel Fernandez

Los vinos locales producidos bajo antiguas técnicas artesanales hacen un aporte importante a la gastronomía local. El vino originario de estas tierras es el torrontés, un exquisito vino blanco de aromas frutales producto de las tierras y el clima de altura. Además, existe una especie de cerveza regional artesanal denominada aloja.

Mirá también

Recetas para comer rico y barato

Todo esto se podrá apreciar del 6 al 9 de julio en Caminos y Sabores, la gran feria del producto argentino.

Fuente