“Sueño Florianópolis” se llevó el premio especial del jurado en Karlovy Vary

La película argentina “Sueño Florianópolis” de la realizadora Ana Katz, ganó hoy el premio especial del jurado del Festival de Karlovy Vary, en República Checa, dotado con 15.000 dólares. La película ganó también el premio de los críticos (Fipresci) y el Globo de Cristal a la mejor actriz, que recayó en Mercedes Morán, que interpreta a Lucrecia en “Sueño Florianópolis”.La trama de esta comedia que cuestiona las convenciones sociales sobre la familia, la vida en pareja, las vacaciones o el dinero, se centra en un matrimonio argentino en crisis que, en los años 90, emprende con sus dos hijos adolescentes un largo viaje por carretera hasta la ciudad costera brasileña de Florianópolis y sus vivencias allí en una casa vacacional.”Absolutamente todas las familias son disfuncionales”, afirmó la directora del film en una entrevista a Efe durante este festival en la República Checa, donde estrenó un filme en el que muestra su interés por trabajar “con afecto” sobre ese tipo de conflictos.Emocionada y orgullosa, Ana publicó en su cuenta de Facebook la distinción que recibió su película y compartió una imagen de los lujosos premios que se llevó su realización.

“Sueño Florianópolis”, película de la directora Ana Katz, fue premiada en el Festival de Karlovy Vary.

“Sueño Florianópolis” es una coproducción de Argentina, Brasil y Francia y se presentó por primera vez el miércoles 4 de julio dentro de la Sección Oficial en el Festival que se llevó a cabo del 29 de junio al 7 de julio.

“Sueño Florianópolis”, película de la directora Ana Katz, fue premiada en el Festival de Karlovy Vary.

El Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary, calificado como categoría A, es uno de los más antiguos del mundo y es celebrado anualmente en julio, justamente en la ciudad checa de Karlovy Vary. Además, está considerado como el más prestigioso de Europa Central y Oriental.La película argentina se llevó tres distinciones; En tanto, el mejor papel masculino del certamen correspondió a Moshe Folenflík por su interpretación en la cinta israelí “Redemption”. Por su parte, la mejor dirección fue, según el jurado, la del realizador esloveno Olmo Omerzu en la película “Winter flies”.

Fuente