Carlitos Balá: a punto de cumplir 93 años, volvió a trabajar

Alguna vez prometió que mientras la salud acompañara, trabajaría hasta los 100 años. Y va camino a cumplir la promesa. Carlitos Balá (quien el 13 de agosto soplará 93 velitas) volvió a pisar un escenario teatral para hacer lo que mejor sabe: hacer reír a los chicos (y a sus padres y abuelos).”Sigo en Recoleta, pero del lado de afuera”, había bromeado hace tres meses, cuando corrió la noticia de que tuvo que someterse a una operación. Incansable, además de presentarse en eventos públicos, suele visitar clínicas y hospitales, pero en silencio, sin hacer alarde del gesto.  En esta oportunidad, Carlitos mostró su vitalidad en el Astral, como invitado especial de Panam (en el show Panam y circo). Fue el domingo 8 y se espera que pueda repetir en vacaciones de invierno.

“Qué fabulosa tarde junto a Panam y circo, momento maravilloso, y siempre con mucha felicidad”, escribió el fan que administra la cuenta oficial de Facebook del humorista.”Felicitaciones Panam por tus 17 años junto a los niños. Gracias de corazón en nombre de todos los fans, porque nos hace muy feliz verlo arriba de un escenario brindando tanto amor y recibiendo tanto afecto”, agregó el comunicado de Facebook. 

Ante un teatro desbordante, Carlitos preguntó: “¿Qué gusto tiene la sal?”.

“Te queremos, Carlitos, te queremos”, aplaudió la platea. “Sos un horizonte a seguir”, le dijo en escena Panam. Y juntos corearon: “Felicidad, empieza con fe”…A fin de año, Carlitos había emocionado a millones en la pista de ShowMatch (El Trece). Jey Mammón y su bailarina, Laura Oliva, lo homenajearon en el certamen de baile. Esa fue una de las últimas apariciones televisivas del hombre nacido en 1925 y criado en Chacarita.

Carlitos siempre acompañado de su esposa Marta y sus hijos y nietos.

Entre tantos homenajes y gestos hacia Balá, este año se supo que su biografía (Aquí llegó Balá) desembarcó en las Islas Malvinas, en lo que significó un gran gesto de un maratonista que corrió 42 kilómetros y logró la emocionante foto.Carlitos no deja de llamar por teléfono a “sus grandulones” que le piden un saludo por el cumpleaños. Tampoco deja de recibir chupetes de padres que lo encuentran por la calle. Es más: en la oficina que tiene dentro de su casa de Recoleta atesora un chupetómetro como recuerdo.

“A los chicos hay que sacarles el celular antes que el chupete”, dijo en una entrevista a Clarín, cuatro años atrás.

Carlitos estuvo más de cinco horas haciendo reír en el Sanatorio Anchorena.

En el último tiempo, unas imágenes de Balá se hicieron virales. Fue cuando se asomó por el Sanatorio Anchorena para dar un poquito de alegría a los internados. Por iniciativa propia, recorrió las habitaciones de los pacientes y repartió sonrisas.

Fuente