Meghan Markle rompió el protocolo y la vinculan con el aborto en Irlanda

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, lleva muy poco tiempo como integrante oficial de la familia real británica y aún le queda mucho por aprender en relación a cuestiones de protocolo. Desde que se casó con el príncipe Harry, protagonizó varias perlitas, pero esta vez tuvo un desliz sobre su inclinación política: se habría mostrado a favor de la despenalización del aborto en Irlanda.El hijo de Lady Di y su esposa concluyeron el miércoles su visita de 24 horas a Irlanda, la primera que realizaron a un país extranjero desde que contrajeron matrimonio el pasado mes de mayo. Allí, asistieron a una exclusiva cena en la residencia del embajador británico, Robin Barnett, donde charlaron con diferentes personalidades de la sociedad irlandesa.

Ocurrió en una cena en la residencia del embajador británico (EFE).

Mirá también

¿Qué dijo la princesa Charlotte a los fotógrafos en el bautismo de su hermano?

La polémica surgió cuando la diputada Catherine Noone, quien también asistió al evento, publicó en sus redes sociales que había conversado con Meghan sobre el aborto. Esto surgió porque en Irlanda se votó a finales de mayo en favor de reformar la Constitución para liberalizar la legislación vigente sobre el aborto, una de las más restrictivas y controvertidas de Europa, explicó El Comercio.”La duquesa y yo hemos hablado sobre el referéndum, se mostró muy interesada y contenta con el resultado”, escribió Noone en un tuit, que después borró. Posteriormente, volvió a escribir otro parecido, pero sin la parte del aborto.

El tuit de la diputada, que borró al poco tiempo (captura de pantalla).

A pleasure to meet Prince Harry & the Duchess of Sussex at the British Ambassador’s Residence this evening. #harryandmeghan #royalcouple #meghanmarkle pic.twitter.com/yp2XHFh4MJ— Sen Catherine Noone (@senatornoone) July 10, 2018
Sin embargo, Meghan Markle no quedó alejada de la polémica porque la activista a favor del aborto Vicky Phelan también asistió al evento y comentó en declaraciones que dieron la vuelta a la prensa europea: “Meghan ha seguido mi historia y me ha animado a seguir luchando”.Para acceder a la realeza británica y darle el “sí quiero” al segundo hijo del heredero al trono,  la actriz debió aprender sobre protocolo y hacer algunos cambios en su vida: desde borrar sus cuentas en las redes sociales a iniciar los trámites para obtener la ciudadanía británica. Entre las obligaciones que debe cumplir, destaca que ningún miembro de la familia real británica tiene permitido hablar sobre política desde el siglo XVII, un protocolo que violó al tomar posición respecto del aborto.

Mirá también

La verdadera historia de Momo, el terrorífico reto que se volvió viral

En mayo, el 66,4% de las irlandeses votaron a favor de la interrupción del embarazo frente al 33,6% que se opuso. El resultado fue histórico. 

Fuente