Por mercados cerrados, Molino Cañuelas salió a renegociar su deuda en dólares

Molino CañuelasLa imposibilidad de acceder al mercado financiero internacional empieza a tener efectos negativas en la actividad de las empresas. El primer caso que generó fuerte impacto es el de Molino Cañuelas, líder en la elaboración de harinas y con 17 plantas en todo el país, que anunció la necesidad de renegociar su deuda en dólares, que asciende a una cifra impactante: 760 millones.Desde la empresa explicaron que la situación está relacionada justamente con los planes para conseguir fondos frescos en el mercado financiero internacional, pero que fracasaron. Molino Cañuelas intentó al menos en dos oportunidades entre fines del año pasado y principios del 2018 abrir su capital a la Bolsa, tanto porteña como en Wall Street. Sin embargo, por las turbulencias que ya en ese momento afectaban al mercado resultó imposible. Tampoco tuvieron la oportunidad de colocar bonos, lo cual hubiera ayudado a cancelar pasivos de corto plazo para extender los vencimientos.Desde el molino aseguran que no tiene planes de entrar en convocatoria de acreedoresAhora se iniciaron conversaciones con los bancos para conseguir un alargamiento de los plazos, ya que resulta imposible hacer frente a los vencimientos en dólares. “No hay ningún plan de entrar en convocatoria de acreedores, en absoluto. Lo que haremos es hablar con los bancos a los que les debemos para que nos den más plazo para pagar”, señaló un alto ejecutivo de la compañía a Infobae.La imposibilidad de acceder al financiamiento del mercado internacional obligó a Molino Cañuelas a renegociar su deuda en dólares con bancos. Hasta fin de año vencen USD 2.000 millones de deuda de empresas en el exteriorLa falta de acceso a los mercados es un tema que empieza a presionar a las empresas. Según Sebastián Maril, analista de Research for Traders, hasta fin de año el sector privado tiene vencimientos de deuda en el exterior (entre capital e intereses) por unos USD 2.000 millones. “¿Cuánto tiempo podrán afrontar estos vencimientos sin acceso al crédito internacional?”, se pregunta el experto.Las complicaciones de Molino Cañuelas, una empresa de gran envergadura, no hace más que agrandar los interrogantes. “Estuvimos cinco años trabajando para abrir el capital de la compañía al mercado, pero a último momento no pudimos hacerlo”, se lamentan dentro de la compañía. Para llevar adelante las negociaciones con los bancos acreedores, contrataron a Lazard Internacional, el banco de inversión francés que tiene importante presencia en la Argentina, luego de la compra de MBA.No hay ningún plan de entrar en convocatoria de acreedores, en absoluto. Lo que haremos es hablar con los bancos”Queremos destacar –señalaron desde Molino Cañuelas– que esta situación no afecta el normal desenvolvimiento de la empresa en relación a los empleados, proveedores, sin perjuicio de la coyuntura que está atravesando el mercado en los últimos 60 días”.El objetivo último, especificaron, es elaborar “un plan integral que nos permita converger a una estructura de capital viable e independiente de la volatidad de los mercados de capitales”.Seguí leyendo:La inflación de los trabajadores saltó en junio a 3,5 por ciento

Fuente