Una diputada ultra K se inspiró en Elisa Carrió y presentó un proyecto para regular las propinas

A su modo, salió para otro lado. Mientras casi toda la oposición y y buena parte del oficialismo hacían fila para pegarle a Elisa Carrió y su propuesta de dejar propinas como medida para capear la crisis, una economista ultra K releyó a Perón y presentó un proyecto para regular el tema. La economista Fernanda Vallejos, que encabezó la lista para la Cámara baja en la misma papeleta que ofrecía a Cristina Kirchner para el Senado, propone fijar un 10% obligatorio y un 5% extra.La iniciativa de la legisladora bonaerense tiene siete artículos prácticos y un octavo de forma. ¿Las claves?

Mirá también

Desaparece la mitad de las Policías locales y se une con la Bonaerense

– Propone crear el “Laudo Hotelero y Gastronómico Obligatorio” para los establecimientos de ambos rubros “todo el país”. “El mismo será sobre el valor de la consumición y deberá ser incluido en la factura final”, aclara.- Lo define como “un derecho de los trabajadores gastronómicos y hoteleros”.- El laudo “mínimo será del 10% del monto total”.- El laudo “recomendado adicional será del 5%”. Y “en la factura deberá constar de manera explícita la recomendación”.- El consumidor “podrá, a voluntad, pagar un laudo mayor al recomendado”.

Mirá también

Fernanda Vallejos: “Amado Boudou es un perseguido político como Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina”

– En el artículo 6, calificado como “el más importante” por la diputada, establece que los ingresos “serán repartidos de forma semanal, equitativa y proporcional a las horas trabajadas, entre el conjunto de los trabajadores del establecimiento” y tendrán “carácter remunerativo”. En los fundamentos del proyecto recuerda que la propina solidaria y no individual entre los trabajadores fue una medida que ordenó Perón en el 45.- Por último, y a modo de compensación para el cliente, fija que “las empresas prestadoras de servicios gastronómicos, hoteleros o análogos no podrán cobrar al consumidor en concepto de cubiertos, uso de mesa, o cualquier servicio equivalente”.En los fundamentos, tras recordar la mencionada intervención de Perón en el 45, explica que “la historia del Laudo Gastronómico consta de la resistencia de los sectores empresarios que, en muchos casos, se negaban a cobrarlo, hasta que, en el año 1955 fue dejado sin efecto por el gobierno de facto. En 1973 fue repuesto por el tercer gobierno peronista. Fue durante la última dictadura cívico-militar que se dictó el Decreto-Ley 22.310 que, en 1980, eliminó el Laudo”.

Mirá también

Una economista K hizo las cuentas y vaticinó una inflación “de piso” del 32,08%

Para justificar el valor, compara: “Los países que contemplan, en la actualidad, unas retribuciones similares al actual son Dinamarca, Francia, Alemania (aunque los recargos deben tener el consentimiento del cliente), Italia, Noruega e Inglaterra (donde se combina un sistema obligatorio de 12,5% en promedio y una propina voluntaria adicional), y algunos estados de Estados Unidos (Manhattan, Florida). En Latinoamérica, Bolivia y Paraguay incluyen recargos específicos, así como Brasil y Costa Rica. En otros países, como Chile, se sugiere una determinada propina en la factura emitida por el local. En términos generales, en Estados Unidos se da propina voluntaria entre un 15% y un 20% de la consumición y en Canadá, México, Chile, Colombia y Uruguay entre el 10% y el 15%”.Sobre el final, sin nombrar a Carrió, parece apuntarle cuando rescata unas líneas de “La Razón de Mi Vida”, de Evita: “…la limosna para mí fue siempre un placer de los ricos: el placer desalmado de excitar el deseo de los pobres sin dejarlo nunca satisfecho. Y para eso, para que la limosna fuese aún más miserable y más cruel, inventaron la beneficencia y así añadieron al placer perverso de la limosna el placer de divertirse alegremente con el pretexto del hambre de los pobres”.

Fuente