El colorido encanto de las flores silvestres

Muchas veces, no es necesario ir a comprar plantas a un vivero para que la naturaleza nos sorprenda con toda su riqueza. Basta con mirar a nuestro alrededor para poder descubrir la inmensa belleza de las flores. Entre los ejemplos que vemos en el país podemos mencionar varios.Verónica (Veronica persica). La mayoría de nosotros habrá visto crecer entre el paso sus diminutas flores celeste-azuladas con un toque de blanco al llegar al centro. Su altura ronda los 15 cm y florece en primavera. En la Argentina, es una planta exótica.Mirá también Consejos para armar y mantener un cerco verde

Rosas y amarillos. Los oxalis contrastan entre el pasto.

Vinagrillo. Es habitual hallarlo en nuestros jardines de flores rosadas (Oxalis articulata) o de flores amarillas (Oxalis refracta). El primero es un poco más alto que el amarillo, y puede llegar a los 40 cm. Un dato interesante es que ambos son ejemplares nativos de zonas de la Argentina. Justamente, en otoño, puede verse el pasto cubierto de sus pequeñas pero llamativas flores. Existen oxalis de valor comercial (por ejemplo, con una paleta más variada de colores en flores y hojas).Trébol blanco (Trifolium repens). Esta es otra plantita muy popular que crece entre el pasto. Suele distinguírsela por sus flores globosas de color blanco. También es una planta exótica (los investigadores botánicos indican que crece en la Argentina desde hace más de un siglo). Florece en primavera, verano y otoño. Dato: como suele preferir suelos fértiles, es un buen indicador de la calidad de estos.

Oxalis. De un rosado casi fucsia, es nativo de la Argentina.

Mirá también

Cómo cuidar el jardín y no “morir” en el intento

Diente de león (Taraxacum officinale). Seguramente, el más popular de esta lista. Llega a alcanzar los cincuenta centímetros de altura, y sus flores amarillas pueden ser apreciadas desde finales del invierno hasta el verano. También es una planta exótica en nuestro país. Sus hojas son comestibles (crudas o cocidas).Manzanilla (Matricaria recutita). Ronda los 50 cm de altura, y sus flores parecen pequeñas margaritas. Florece en primavera y ofrece un verdadero espectáculo visual cuando se observan los grandes grupos que forma (en los viveros, es posible conseguir diferentes tipos en semillas). Se la considera exótica y se le atribuyen diversos usos medicinales

Fuente