Trump hizo lo que quiso y rompió el protocolo en su encuentro con la Reina Isabel II

En el marco de su polémica visita al Reino Unido, que incluyó un desaire a la primer ministro en una entrevista al diario The Sun, el presidente de Estados Unidos Donald Trump volvió a faltarle el respeto a una figura británica. Esta vez fue a la Reina Isabel II, durante la visita al palacio de Windsor para tomar el té. El mandatario no respetó el protocolo y nuevamente su comportamiento fue noticia. Una serie de reglas que se deben cumplir sin excusas dan forma al protocolo que establece la manera en que se hacen las cosas en la corona británica. Una de ellas indica que no se le puede dar la espalda a la reina y que, al caminar a su lado, está prohibido ubicarse dos pasos por delante de ella. Poco tiempo duró Donald Trump sin quebrarla.

El presidente aceleró su paso y dejó a la monarca detrás. (Foto: REUTERS)

En su encuentro con la reina, el presidente norteamericano, que venía de reunirse con Theresa May para limar asperezas luego de sus polémicos dichos, volvió a equivocarse.Trump llegó a llegó a Windsor acompañado por su mujer, Melania y cometió su primer error al saludar a la reina, ya que no se inclinaron o hicieron reverencia alguna para saludar a Isabel II, y optaron por un simple apretón de manos. Luego, cuando se realizaba el acto de “pasar revista” a las tropas, el presidente aceleró su paso y dejó a la monarca detrás. Al darse cuenta se frenó y la esperó, dejando aún más en evidencia su falta.

Trump llegó a llegó a Windsor acompañado por su mujer, Melania. (Foto: AP)

La visita de Trump al Reino Unido estuvo plagada de problemas. Es que además de las declaraciones desafortunadas del presidente estadounidense y los problemas protocolares, tuvo que enfrentar el rechazo de un gran grupo de opositores a su gobierno.Mientras visitaba a la reina, miles de personas se manifestaron en las calles de Londres para mostrar su repudio a Trump con la consigna Together Against Trump (Juntos contra Trump). 

Fuente