¿Un predio en Marbella? Arrancamos mal

Se ve que pegó fuerte la salida antes de tiempo del Mundial. Con la final todavía caliente, y con las calles de París y de Zagreb inundadas de eufóricos franceses y croatas -sí, también de perdedores croatas-, la AFA cerró ayer un acuerdo que venía negociando casi desde la misma llegada de Claudio Tapia al sillón de Viamonte. El Marbella Football Center, en la glamorosa Costa del Sol, será una sede de reclutamiento y entrenamiento de las selecciones argentinas. Las de mayores y también las de juveniles, según parece.El asunto, con todo respeto por quienes se muestran previsores y con eventual mirada a largo plazo, es que arrancamos mal. Esta AFA que no tiene -que se sepa- un proyecto concreto para desarrollar sus seleccionados juveniles, ya determinó per se que habrá scouting de futuros cracks en Europa. Acaso tengan ya decidido y conchabado al nuevo manager y a los técnicos de la mayor y de las juveniles, y acaso hayan obtenido de todos ellos el visto bueno para contratar semejante predio. Pero como mantienen guardados los apellidos bajo siete llaves, los mortales imaginamos que apenas están en la etapa de tirar nombres sobre la mesa.La Federación Alemana terminó con 24 años de sequía levantando 115 centros de entrenamiento a lo largo del país, con la única consigna de que no hubiera más de 25 kilómetros de distancia entre uno y otro. Inglaterra concentró todos sus esfuerzos en el enorme St. George’s Park, como Francia en Clairefontaine y Brasil en Granja Comary y en sus 15 centros de entrenamiento nacionales. Parece que el buen predio de Ezeiza no basta.¿No sería mejor seguir por una vez una secuencia lógica? ¿Elegir a los nuevos conductores, consensuar un proyecto y recién entonces atender a sus necesidades? No sea cosa que a quienes lleguen, Marbella les resulte trasmano, o inútil, o sospechosa, y entiendan que vale más seducir con una idea y trabajar duro con bajo perfil que moverse en el paraíso.

Fuente