Alarmante predicción: el cambio climático traerá más muertes por olas de calor

Un estudio advirtió que si la población no logra adaptarse al incremento de las temperaturas derivado del cambio climático, el número de muertes por olas de calor aumentará drásticamente en el próximo medio siglo en las regiones tropicales y subtropicales del planeta, seguidas de cerca por Australia, Europa y Estados Unidos.

Mirá también

Cinco sitios del planeta con récords de altas temperaturas

Los datos surgen de un trabajo que publica la revista Plos Medicine, en el que participaron centros de investigación de 19 países, dirigidos por la Universidad de Monash, en Australia.

Mirá también

Las temperaturas extremas causan estragos en Alemania

La investigación, que recopila datos de 412 ciudades de 20 países, hace una predicción a futuro para los años entre 2031 y 2080, y relaciona la mortalidad con las olas de calor en diferentes escenarios en función de los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, adaptación y densidad de población.

Mirá también

La ola de calor en Europa llega hasta Siberia, con 40 grados

Así, en el medio este de EE.UU. y algunos puntos del oeste, la variación porcentual de la mortalidad relacionada con estos fenómenos aumentaría entre 400 y 525% y, en el caso de Brasil, el incremento sería superior al 650% en comparación con el período 1971-2010 (este país aparece entre los más afectados, junto a Colombia o Filipinas).

Mirá también

Incendios en Grecia: ya son más de 90 los muertos y hay 25 desaparecidos

En España, en los escenarios de altas emisiones de gases de efecto invernadero, la investigación estima que se producirá un incremento del 292% en las muertes causadas por olas de calor, en comparación con el período comprendido entre los años 1971 y 2010.

Mirá también

Tan lejos de las causas del cambio climático, tan cerca de sus consecuencias

Según una nota de la Universidad de Monash, en un escenario extremo habría un aumento del 471% en las muertes por olas de calor en tres ciudades australianas: Brisbane, Sydney y Melbourne.En consecuencia, se recomiendan una serie de medidas de acción, entre ellas políticas o regulaciones específicas: planificación urbanística, mejorar los servicios de atención sanitaria, reducción de la pobreza, redistribución de los recursos y creación de un sistema de alertas de olas de calor.El estudio se realizó en momentos donde muchos países del mundo se vieron afectados por severas olas de calor que dejaron miles de víctimas y decenas de miles afectados por enfermedades relacionadas con las altas temperaturas.Fuente: EFE

Fuente