“La sal es más peligrosa para los humanos que el glifosato”

Favio RéEspecial de Agrovoz para Clarín Rural Adrián Cormillot, médico especialista en nutrición. fue uno de los disertantes del XXVI Congreso de Aapresid e hizo foco principalmente a desmitificar los mitos y falsas creencias que existen en torno a los alimentos genéticamente modificados y al uso de agroquímicos a la hora de producirlos.Según Cormillot, el problema es que en Argentina hay muchos “infoxicadores”; es decir, informadores que, malintencionadamente, vierten información no veraz y que es “tóxica” para la gente. Un ejemplo de esta “infoxicación” es cuando se contraponen los alimentos producidos de manera convencional con los “orgánicos”.

Mirá también

Malezas, un desafío doble: bajar el impacto ambiental y controlar la resistencia

“No existen los alimentos inorgánicos: todo organismo vegetal o animal es orgánico. Lo que puede ser diferente es el modo en que se producen”, aclaró.Pero su párrafo más enfático fue cuando recordó que “todas las asociaciones mundiales (ambientales y de salud) dicen que el glifosato no hace mal a los humanos”.Y en ese sentido, mostró un estudio científico que señala que el sodio es más peligroso. “Echarle sal a la comida es más peligroso que el glifosato”, indicó Cormillot.

Mirá también

La inteligencia artificial ya permite que las vacas se pesen solas

El médico insistió en que hay mucha animosidad por parte de algunos sectores que incluso difunden informaciones que no se condicen con lo que realmente mencionan los estudios científicos sobre los que se basan.Citó como ejemplo notas que titulaban que en Harvard habían quitado los lácteos de las dietas, cuando en realidad lo que había hecho esa Universidad era sugerir un consumo más bajo de esos alimentos.

Mirá también

Congreso Aapresid: buscan productores para probar la soja resistente a sequía

“El problema es que hay mucha tecnología difícil de concebir, y cuando la gente no entiende, es propensa a creer cuestiones falsas. Hay que priorizar la información con respaldo científico y argumentaciones basadas en evidencias reales”, sintetizó

Fuente