Día del Árbol: ¿Por qué se celebra el 29 de agosto?

Cada 29 a agosto se celebra en Argentina el Día del Árbol, fecha establecida en 1900 por iniciativa del Doctor Estanislao Zeballos desde el Consejo Nacional de Educación.

Mirá también

Árboles porteños, maestros de la historia: cinco ejemplares que dan sombra y cátedra

El objetivo del Día del Árbol es concientizar a las diferentes personas sobre la necesidad de proteger las superficies arboladas y plantar árboles. Además, con el correr de los años, se agregaron otras metas, como frenar los efectos del cambio climático y la tala indiscriminada.

La Magnolia de Avellaneda, árbol histórico de Buenos Aires. (Foto: Luciano Thieberger)

Estanislao Zeballos, político nacido en Rosario en 1854, fue el impulsor de este día. Escritor, periodista y académico, fue además presidente de la Sociedad Rural en dos ocasiones. 

Mirá también

El Día de la Tierra también es el día del ser humano

Algunos años antes de la determinación de Zeballos, el principal impulsor de la actividad forestal había sido Domingo Faustino Sarmiento. “El cultivo de los árboles, conviene a un país pastoril como el nuestro, porque no solo la arboricultura se une perfectamente a la ganadería, sino que debe considerarse un complemento indispensable”, sostuvo en un discurso. 

Domingo Faustino Sarmiento, impulsor de la actividad forestal.

Mirá también

Una guía para entender y valorar los monumentos históricos de la Ciudad de Buenos Aires

Y agregó: “La Pampa es como nuestra República, tala rasa. Es la tela en la que ha de bordarse una nación. Es necesario escribir sobre ella ¡Arboles! ¡Planten árboles!”. 

La Magnolia de Avellaneda, árbol histórico de Buenos Aires. (Foto: Luciano Thieberger)

Sancionada en 2007, en Argentina existe la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, también conocida como “Ley de Bosques”. Sin embargo, la problemática en torno a la deforestación permanece y aumenta día a día. 

Greenpeace alerta sobre el avance de la deforestación.

“En Argentina, la ley ha brindado una herramienta jurídica y legal para desalentar la deforestación significativamente. La promoción de las actividades agropecuarias, los incendios forestales y las urbanizaciones son las principales causas que han propiciado el desmonte de bosques nativos”, aseguró Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

Mirá también

Los desmontes ilegales no paran y el Gobierno lanza una campaña para reforestar

Los datos que entrega esta ONG ambientalista son preocupantes, a tal punto que durante 2017 la mitad de los desmontes que se realizaron en el Norte de Argentina fueron ilegales.

Cartel desplegado por Greenpeace en agosto de 2017 para protestar contra la empresa de bebidas Sprite por desforestar 3 mil hectáreas de bosque protegido en Salta. (Foto: EFE)

“A diez años de la sanción de la Ley de Bosques, aún grandes terratenientes avanzan sobre nuestros últimos bosques nativos con la complicidad de los gobiernos provinciales, que les aplican multas irrisorias o incluso los autorizan a desmontar donde no está permitido”, denunció Giardini en febrero de este año.

Mirá también

Freno a los desmontes: prohíben talar 33 mil hectáreas de Salta

Y concluyó: “Es por eso que precisamos que en forma urgente tanto el desmonte ilegal como el incendio intencional sean considerados un delito penal”.

Fuente