Ramiro Bueno se emocionó al hablar de la película sobre la vida de su padre

No había cumplido los tres años cuando su padre perdió la vida trágicamente. Sin embargo, Ramiro Bueno tiene presente a su padre en cada día de su vida y así lo hizo saber durante su paso por PH, Podemos Hablar, el ciclo que conduce Andy Kusnetzoff por la pantalla de Telefe.Todo comenzó cuando el conductor convocó al punto de encuentro a personas que guardaban recuerdos de personas fallecidas, y, claro está, él dio un paso al frente.”Tengo bastantes cosas, los shorts del Luna Park, las tinturas con las que se teñía el cabello, una de las batas con la cual hizo los shows. Tengo también juguetes míos que me había regalado cuando era chico, recuerdos fotográficos de fotos que me habían sacado con cámaras de él, y ropa, pertenencias propias de él. También tengo la famosa cadenita dorada que él usaba siempre”, recordó.Sin embargo, lo más fuerte fue cuando Andy le preguntó por sus sensaciones de cara al próximo estreno de la película sobre la vida de Rodrigo.”Me emocioné muchísimo, aparte es una película muy fuerte, es fuerte que cuente la vida, la historia de una persona, me deja pensando el por qué quizás”, confesó el joven, quien dijo que había visto dos veces el film.”Tengo recuerdos, lo que veo en videos, y el único así, personal, que recuerdo y sentí, fue cuando mi tío Ulises estuvo en el Luna Park, que yo me metí en el escenario por la parte de atrás, y yo dije ‘yo recuerdo haber estado acá alguna vez’, se me activó algo y fue como un deja vú, algo pasó acá, algo como que me generó adentro”, agregó, para luego referirse a cómo es el hecho de ser el hijo de una figura tan querida y recordada como su padre.”Es una historia que va un poco en escala. Le agradezco de todo corazón a mi madre por no haberme expuesto a los medios y tuve la infancia y la adolescencia de la mejor forma. En la secundaria sí me reconocieron el segundo, tercer día, pero es cosa del comienzo, después ya empiezo a tener vínculo por ser yo personalmente. En la facultad también, los primeros dos o tres días alguna anécdota de mi viejo, o que uno se lo quería tatuar, siempre cosas buenas, es algo que destaco muchísimo, porque nadie me para en la calle para decir ‘eh, tu viejo esto’, como venir a pudrírmela, sino que siempre que me pararon en la calle y demás fueron cosas buenas”, se explayó.”El vínculo con mi papá personalmente, mío, fue creciendo con el pasar de los años. Hoy por hoy creo que tengo el vínculo más fuerte que haya recordado en todos los años de vida que tuve. A los 15 años sentía esa nostalgia de esa falta de padre de manera temprana, y hoy lo siento como una puñalada que va sangrando y es imposible cerrar”, se sinceró.”Ya venía arrastrando una carga emocional enorme y esa escena es el punto de quiebre, cuando ya pasás un límite. Venís emocionado, triste, sentís nostalgia. La película no te puedo dar un punto de vista general porque yo la vivo siendo el hijo, y es algo el triple de fuerte de lo que me pasa. Mi mirada es muy particular con respecto a la peli”, concluyó sobre la escena sobre la muerte del artista.”Yo he tenido señales y a veces encuentros personales conmigo mismo también. Hace un par de años, cuando cumplí mi sueño de ser jugador de fútbol, justo en el momento que estaba por llenar la planilla se escuchó una canción de mi viejo de fondo, y era un pibe de dos categorías más chicas que se le dio por escuchar un tema de mi papá y yo pensé ‘estás acá'”, cerró emocionado.SEGUÍ LEYENDO: Ramiro, el hijo de Rodrigo Bueno, habló de la fortuna que hizo su papáRamiro Bueno, el hijo de “El Potro”, compartió los objetos de su papá: “No me acuerdo de él, pero noto su amor en las fotos”

Fuente