Alejandra Radano: la transformación de una actriz en una diva de Hollywood

En un monólogo imaginario creado por el director Alfredo Arias, Joan Crawford, la diva de los años dorados de Hollywood llama por teléfono a Andy Warhol, el genio pop, para pedirle un favor muy especial.Ese es el punto de partida de Hello, Andy, la obra recién estrenada en la Fundación Proa, y protagonizada por Alejandra Radano, en la piel de Crawford.”Esta mujer es la excusa y la síntesis de muchas figuras. Crawford pasó por muchas etapas: el cine mudo, el cine parlante y más tarde la televisión. Fue una auténtica obrera que, como todos tuvo su momento de gloria y más tarde, con películas de clase B, le llegó también su decadencia”, explica Radano.

Mirá también

Octubre, un mes con varios estrenos en el Complejo Teatral Buenos Aires

Es ese momento en que su estrella se empieza a opacar, es cuando Arias imagina el llamado a Warhol. Es 1963 y la llamada es desesperada. Crawford le pide al artista que la inmortalice en sus famosas serigrafías. Y que reemplace el rostro de Elizabeth Taylor que pasó a la posteridad, por el de ella.Es su manera de creer que así pasará a la eternidad y no dejará nunca de ser una estrella. Crawford se mantuvo firme en todas sus etapas, envejeció dignamente. Pero la batalla contra el tiempo y el olvido suele ser feroz.

Alejandra Radano, la multifácetica actriz se pone ahora en la piel de Joan Crawford. Foto Maxi Failla

“Crawford fue alguien que se creó así misma estéticamente. Junto con Max Factor diseñó su maquillaje y con él su propia imagen”, dice la actriz y cantante. Las cejas y la boca bien remarcadas son, entre otras cosas, sus señas de identidad.”Y por otra parte, Warhol fue el artista que predijo Instagram, con lo de los 15 minutos de fama. En el cruce de estas dos figuras y de lo que representan es en donde sucede la obra”, aclara Radano, para alejarse del concepto de biopic.

Mirá también

Alfredo Arias y una familia de artistas profanos

A la actriz le lleva más de dos horas prepararse para salir a escena. El proceso, que realiza junto al maquillador Sebastián Correa, para transformarse en Crawford es un trabajo minucioso. “Es un maquillaje que requiere de reflexión”, asegura.

Para Radano, el artista Andy Warhol predijo Instagram. Foto: Maxi Failla.

Por otra parte, Radano y Arias trabajan juntos hace muchos años y ya forman una dupla que se entiende perfectamente. “El te eleva la vara constantemente y te empuja a un nuevo lugar de expresión”, cuenta Radano sobre su nuevo desafío.

Mirá también

“Feud”: una bella y cruda pintura sobre la rivalidad de dos divas

“Me toca enmascararme en ropas ajenas para recrear algo muy particular de esta mujer. El maquillaje es metáfora de muchas cosas”, cuenta. “Crawford tiene la ilusión de eternizarse, sabe que eso no es posible pero lo intenta”.

Momento de reflexión. Así define Radano el tiempo que pasa maquillándose para ser Crawford. Foto Maxi Failla

Para poner en escena Hello, Andy, director y actriz se decidieron por un espacio no convencional. Y la Fundación Proa no es una elección gratuita. Es un sitio dedicado al arte y esta obra tiene mucho que ver con la creación.Más allá del estrellato, Crawford tuvo una vida difícil. Y en ese llamado desesperado de la estrella en decadencia al artista del momento, hay una lucha por seguir existiendo y permanecer en la memoria. Hello, Andy se presenta los domingos a las 17 en Fundación PROA, Av. Don Pedro de Mendoza 1929. Entrada: $120.

Fuente